jueves. 09.02.2023

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, no quiere sólo cambiar el método que se utiliza para cuantificar la pensión de los nuevos jubilados, ampliando el periodo de años que se tienen en cuenta de 25 a 30 y descontando los dos peores años, una medida que está atascada en la negociación que mantiene con sindicatos y patronal y que además no cuenta con el respaldo parlamentario (la mayor parte de partidos políticos la critican duramente). Escrivá también quiere modificar la forma en la que se contabilizan el número de nuevos afiliados, es decir, los empleos creados durante un periodo de tiempo, que normalmente suele ser mensual. Y, para hacer esto, ya no necesita llegar a un pacto, por lo que ha diseñado una nueva metodología que purga todos los datos que tienen que ver con el calendario y la estacionalidad —que en un país como España, que es totalmente dependiente del turismo, es muy acusada—, y que lanza ayer por primera vez.

Esta nueva estadística no refleja la habitual destrucción de afiliación en enero, sino que contabiliza un total de 25.294 afiliados más en el último mes, es decir, desde mitad de diciembre hasta mitad de enero. Se trata de un «aumento superior» al observado en diciembre, en el que se produjo un incremento de 7.357 cotizantes.

La nueva estadística de Escrivá también muestra la desaceleración que el empleo está registrando después de meses y meses de intensa creación de puestos tras la debacle de la pandemia.

Escrivá improvisa otra fórmula de calcular el empleo en plena desaceleración
Comentarios