lunes 6/12/21

Francia se salva de momento por su pujanza nuclear. Pese a la tendencia al alza, el precio de la electricidad está por debajo de la media europea y de la zona euro, aunque sus ciudadanos y empresarios pagan más que sus vecinos de Europa del Este. Que tengan precios más bajos que otros socios europeos se debe a que el 70% de la producción eléctrica proviene de las centrales nucleares. La industria también reclama ayudas. «La crisis no se para en la puerta de la fábrica», advierte Nicolas de Warren, presidente de la Unión de las Industrias usuarias de Energía. Las señales alarmantes se multiplican.

Alerta total en la industria alemana del acero. El alza de precios en el sector energético es el responsable principal de que la inflación se disparara en Alemania hasta el 4,1%, el máximo nivel en 28 años. Y un 14,2% de esa subida corresponde al sector energético. La alarma ciudadana es alta ante la perspectiva de un «invierno gélido», como el que presentaba estos días el sensacionalista diario ‘Bild’, el más leído del país, con una Angela Merkel convertida en «dama de hielo» en tanto que teórica responsable de esa evolución.

SIN TABLA DE SALVACIÓN

El Gobierno inglés es reacio a salvar industrias pese a que el impacto más preocupante de la subida de los precios del gas en el Reino Unido fue el cierre en septiembre de una de las dos factorías del conglomerado estadounidense CFI. La buena noticia es que la Oficina Metereológica le ha presentado un pronóstico del invierno con temperaturas más moderadas.

Las fábricas de fertilizantes inauguran las paradas en Italia De momento hay solo un caso conocido de una empresa italiana que haya tenido que parar debido al vertiginoso aumento del coste de la energía. Otras empresas químicas o pertenecientes a sectores que igualmente precisan de un alto consumo, como ocurre con cementeras, acerías, papeleras y ceramistas, se encuentran a punto de seguir sus pasos.

Giovanni Savorani, presidente de la patronal ceramista, ha exigido a Draghi una intervención similar a la contemplada con ciudadanos y pymes, a los que se han ofrecido ayudas y descuentos fiscales. «Si no, será inevitable parar».

Las fábricas de Europa ralentizan su producción por la subida de los precios de la luz
Comentarios