jueves 23/9/21

El fin de los erte puede provocar el cierre de otras 110.000 empresas

Los gestores denuncian que 16 meses después del primer estado de alarma se siguen sin recibir ayudas
Yolanda Díaz con Carmen Calvo, ayer, en la Moncloa. BORJA PUIG DE LA BELLACASA

La pandemia ha impactado de lleno en el tejido productivo español y desde que comenzó esta crisis sanitaria ya han desaparecido un total de 175.000 negocios. Aunque la recuperación se vaya asentando y se prevé un segundo semestre histórico en cuanto a crecimiento de la actividad, aún no se pueden lanzar las campanas al vuelo y todavía podrían cerrar otras 110.000 empresas si se eliminan las medidas de contención, como pueden ser los erte o las moratorias. Así lo advirtieron los Gestores Administrativos en su barómetro de junio, en el que avisaron además de que de las 150.000 empresas que aún tienen a cerca de 450.000 trabajadores en erte, 95.000 no conseguirán recuperar a todo su personal.

Fernando Santiago, presidente de los Gestores Administrativos, denunció que 16 meses después de que se decretara el primer estado de alarma, la mayor parte de las empresas siguieron sin percibir las ayudas directas.

En todo caso, sostuvo que «no nos engañemos, cuando éstas lleguen no van a ser suficiente tabla de salvación para muchas de ellas».

Por todo ello, los Gestores Administrativos reclamaron que, además de contar con las medidas correctoras que aprobó el Gobierno, se han de empezar a establecer mecanismos que ayuden a los negocios a no hundirse cuando les falten dichas medidas. «Hay miles de empresas fantasma que se apoyan en la moratoria concursal o en las moratorias de alquileres o en los propios erte y, cuando estas facilidades desaparezcan, no van a poder hacer frente a sus compromisos», pronosticó Santiago.

El 8,2% de las PYME van a despedir personal en los próximos meses, pero, por otra parte, el 12,5% de los negocios va a contratar personal en los próximos meses, según señaló el barómetro de este organismo. «Esperemos que sean mayores las contrataciones que los despidos, pues el panorama que se nos presenta es complicado. Entre autónomos que están en cese de actividad, personal en erte, del que una parte el Barómetro nos indica que no van a recuperar su empleo, y la desaparición de negocios que acarreará la desaparición de las medidas de contención, podemos encontrarnos con un otoño/invierno muy complicado», precisó.

En cualquier caso, los Gestores Administrativos estimaron que hasta 2023 no se empezarán a percibir síntomas reales de recuperación, por lo que consideraron que aunque «el ritmo de vacunación, la campaña de verano, la reducción de trabajadores en erte, nos induce a pensar que estamos en el buen camino», aún «no se han establecido los mecanismos necesarios para retirar esta respiración asistida que son erte, moratorias y demás».

En este sentido, la ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, garantizó el lunes que habrá una nueva prórroga de los erte más allá del 31 de septiembre y se mantendrá este mecanismo de mantenimiento del empleo el tiempo que dure la crisis.

El fin de los erte puede provocar el cierre de otras 110.000 empresas
Comentarios