lunes 18.11.2019

El FMI alerta a Europa de que el sector industrial pierde fuerza

El FMI alerta a Europa de que  el sector industrial pierde fuerza

edurne martínez | madrid


El debilitamiento del comercio y la fabricación en Europa que se lleva observando desde principios de año puede «extenderse» al resto de la economía, tal y como alerta el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe de Perspectivas Regionales Económicas Europeas publicado este miércoles. Si bien el sector servicios y el consumo se han mantenido «relativamente resistentes» este año, la inversión está comenzando a perder fuerza arrastrada por los malos datos de la industria europea.


Sus cálculos advierten de una moderación del crecimiento en Europa del 2,3% en 2018 al 1,3% en 2019, su tasa más baja desde 2013. De hecho, el repunte al 1,8% que el Fondo prevé para 2020 se justifica por las expectativas de que el comercio internacional repunte y la industria comience a crecer. La caída de la producción industrial por maquinaria y transporte es preocupante porque es un sector «especialmente relevante» para Europa.


A ello se le suma la incipiente caída de la confianza empresarial y la «elevada» incertidumbre comercial, que se han empezado a extender a la inversión, sobre todo en los países europeos avanzados, alerta el organismo dirigido por Kristalina Georgieva. En su opinión, el consumo privado es el sostén de la economía, que hasta ahora se ha mantenido «robusto», aunque no descartan que pueda comenzar a debilitarse por la incertidumbre provocada, sobre todo, por la guerra comercial y el ‘brexit’.


El sector del vehículo, muy importante para la economía de muchos países europeos, se ha desacelerado, y el FMI advierte de que las perspectivas a corto plazo son «conservadoras» y que las posibles reorganizaciones de la cadena de suministro plantean «mucha incertidumbre» también de que a medio plazo la situación pueda mejorar. Alemania es el mayor productor de vehículos de Europa, constituyen alrededor del 20% de la fabricación y del 17% de las exportaciones de la UE al resto del mundo.


La caída en la producción de vehículos ha sido, por tanto, uno de los principales contribuyentes al recorte de la producción industrial en la UE. Las razones que están detrás son los estándares de emisiones más estrictos, el cambio en las preferencias de los usuarios del diésel hacia la gasolina y otros combustibles alternativos y el debilitamiento de la demanda global, sobre todo de China. Pero no solo Alemania se está viendo afectada por la caída en la producción de vehículos, también otros países nombrados por el FMI como Reino Unido y España.


Bajando a los datos de España, en la jornada de ayer miércoles el INE ha publicado el Indice de Producción Industrial (IPI) de septiembre, en el que se advierte de que la tasa se queda en el -0,8%, lo que significan 1,4 puntos menos que el nivel de agosto, tras eliminar los efectos estacionales y de calendario.


Por sectores, el único aumento a nivel mensual es para los bienes de consumo duradero (1,3%), mientras que los bienes de equipo (?2,6%) y la energía (?0,6%) presentan los mayores descensos de septiembre frente al mes de agosto.

El FMI alerta a Europa de que el sector industrial pierde fuerza