lunes. 03.10.2022

El FMI entra en la reforma laboral a horas del pacto y pide bajar el despido

El acuerdo entre Gobierno y agentes sociales entra en tiempo de descuento, el 31 es la fecha tope
                      La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. JAVIER LIZÓN
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. JAVIER LIZÓN

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelve a poner sobre la mesa la lacra que supone la temporalidad para el mercado laboral español. Y lo hace mientras Gobierno y agentes sociales exprimen las horas para alcanzar un acuerdo por la reforma laboral.

El organismo hizo público ayer su ejercicio de revisión económica anual sobre España, en el que apunta a la necesidad de «desincentivar el uso de contratos temporales en trabajos permanentes». Un punto en el que coincide con el Ejecutivo, pero con una receta distinta: para hacer más atractiva la contratación indefinida, se necesitan otras medidas como «la reducción del coste generado por la incertidumbre jurídica relacionada con el despido» de estos trabajadores.

El FMI también apuesta por «los regímenes de reducción del tiempo de trabajo bien diseñados» en una clara alusión a los erte como fórmula para que las empresas mejoren su «capacidad para amortiguar shocks temporales». Pero recuerda que el Gobierno debe cerciorarse de que este tipo de mecanismos no impliquen una carga extra para las finanzas públicas.

Estas recomendaciones llegan en un momento en el que la negociación para la reforma laboral ha entrado «en tiempo de descuento». Así lo reconoció el miércoles la propia vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, quien mostró su deseo de que el acuerdo se alcance en las próximas horas aunque abrió la puerta a seguir negociando más allá de este jueves.

«El viernes me gustaría poder cenar en mi casa en Galicia, pero voy a estar a lo que me mandate la negociación», apuntó en rueda de prensa.

Todas las partes coinciden en que las próximas horas son cruciales para que la norma esté publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes del 31 de diciembre, como parte del compromiso del Gobierno con Bruselas para la recepción de los fondos europeos.

Por ello se pretende aprobar en el Consejo de Ministros del 28 de diciembre, aunque Moncloa está dispuesta a convocar un consejo extraordinario si fuera necesario.

«Merece la pena apurar los plazos para conseguir una legislación laboral que ponga fin a 42 años de precariedad y temporalidad», defendió Díaz, que rechazó que se trate de una reforma de mínimos. En esta misma línea, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió en el Congreso que «la mejor de las reformas es aquella que cuenta con el acuerdo de los agentes sociales porque son las que perduran».

Recorte de previsiones

Mientras continúan las negociaciones, el FMI también aboga por mejorar la movilidad laboral facilitando la reasignación de trabajadores entre empresas o sectores «mediante políticas de empleo más eficaces». Sobre todo para permitir a las empresas acoplarse a los riesgos que se avecinan por la pandemia o por la crisis global de suministros, en un contexto en el que la inflación se presenta como el otro gran frente a batir en los próximos meses. Factores que han contribuido a que el organismo vuelva a rebajar de forma notable sus previsiones de crecimiento para España.

En concreto los técnicos esperan que «la actividad económica crezca un 4,6% en 2021 y un 5,8% en 2022», un recorte de 1,1 y 0,6 puntos, respectivamente, frente a lo estimado en las previsiones de otoño presentadas hace solo un par de meses.

Desde el organismo recuerdan que el ritmo de absorción de los fondos de la Unión Europea (UE) y la eficacia con que se utilicen determinarán la trayectoria del crecimiento en los próximos años. Pero sus previsiones son algo inferiores a las del Gobierno también en este punto. Calculan que el impacto acumulado de los fondos Next Generation sobre el PIB se situará entre 1,5 y el 2 puntos a finales de 2022, por debajo de las estimaciones de Nadia Calviño.

Reforma de las pensiones

Coincidiendo con la aprobación definitiva en el Senado de la primera parte de la reforma de las pensiones, el FMI también se ha mostrado bastante pesimista con las medidas lanzadas por el ministro José Luis Escrivá. Para empezar, recuerdan que el hecho de indexar las pensiones a la inflación implicará un incremento del gasto anual de 3,5 puntos del PIB de aquí a 2050. Así que, «preservar la sostenibilidad de las finanzas públicas requiere de esfuerzos adicionales».

Las propuestas del organismo pasan en este punto por prolongar más la vida laboral e incrementar los ingresos máximos sujetos a cotizaciones.

«Estas medidas deben incorporarse en la segunda fase de la reforma», explicó ayer Dora Iakova, jefa de la misión para España del Fondo Monetario, tras un breve encuentro telemático con la prensa, reconociendo que el proceso será duro pero necesario para alcanzar una «reforma sostenible y creíble».

El FMI entra en la reforma laboral a horas del pacto y pide bajar el despido
Comentarios