viernes 27/5/22
                      El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. JALAL MARCHIDI
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. JALAL MARCHIDI

La guerra está teniendo un impacto en la economía mundial de la que España no se librará. Así lo ha reconocido el presidente Pedro Sánchez, que confirmó que «habrá una revisión a la baja del PIB en España, al igual que en Europa y en el mundo». Eso sí, Sánchez señaló que España seguirá creciendo «a buen ritmo», pero por debajo de las previsiones enviadas a Bruselas.

Una de las consecuencias directas de la guerra en el bolsillo de los españoles es la elevada inflación, que terminó el mes de marzo en el 9,8%, la mayor tasa en cuatro décadas. En la entrevista de Antena 3, el presidente achacó esta gran subida a la guerra y la energía: «El 70% del alza de los precios viene explicado por al energía y los alimentos no elaborados», argumentó Sánchez, que indicó además que en EEUU o Alemania también se están registrando tasas de inflación «por encima del 8%». Por ello, propone trabajar en tres ámbitos: reformar el mercado energético a nivel europeo, un plan fiscal y seguir con la hoja de ruta de la transición verde energética. «Todos los países de la Unión Europea estamos sufriendo el mismo problema, tenemos que redefinir el cómo se conforman los precios de la electricidad. En 2021, el 46% de nuestro mix energético provino de las energías renovables y entre un 10-12% el gas. Ese último porcentaje no puede estar explicando el 100% de la evolución del precio de la electricidad», explicó Sánchez. Y pese a la gran subida del IPC, el presidente se mostró firme en la decisión de revalorizar el próximo año las pensiones en función de la nueva fórmula aprobada recientemente en la reforma y que se basa en la inflación media del año, aunque esta pueda elevarse al 7,5%, según la estimación realizada por el Banco de España. «No es una cuestión política sino que está escrito en la ley», explicó Sánchez, quien reiteró, al igual que en anteriores ocasiones había hecho el ministro José Luis Escrivá, que las pensiones están garantizadas su revalorización conforme a la reforma que hizo el Gobierno de España y la ley».

Sin embargo, sí pareció descartar que el sueldo de los funcionarios se eleve en 2023 en función de esta inflación prevista del 7,5% y vinculó esta subida al pacto de rentas que están negociando los sindicatos y los empresarios, aunque por el momento con pocos visos de llegar a un acuerdo, puesto que la Ceoe rechazó la última propuesta de los sindicatos y se muestra reacia a incluir las cláusulas de garantía salarial que exigen. En todo caso, el jefe del Ejecutivo confió en que este «pacto pueda llegar pronto a buen puerto» y se incluya además no solo la evolución de los salarios, sino también decisiones sobre los dividendos y el reparto de beneficios. Además, respondió al plan fiscal propuesto por el Partido Popular argumentando que «bajar impuestos no es un proyecto de país». El presidente descartó una bajada de impuestos generalizada como la que no es creíble, no lo está haciendo nadie en Europa y no es un proyecto de país».

El Gobierno asume ya que este año habrá un menor crecimiento
Comentarios