martes 10.12.2019

El Gobierno deja casi vacía la hucha de las pensiones para pagar la extra

lucía palacios | madrid


Se acerca diciembre y el Gobierno ha tenido que tomar decisiones para hacer frente al desembolso de más de 19.000 millones de euros para pagar las pensiones, ya que con los ingresos no tiene suficiente. Así, a través de un Real Decreto-Ley, ha aprobado tres medidas para abonar la extra de Navidad: ampliar el crédito que ya tenía, incrementar en 600 millones la transferencia del Estado a la Seguridad Social y autorizar a extraer de la ‘hucha’ de las pensiones un máximo de casi 3.600 millones de euros. «Vamos a tener que volver a acudir al fondo de Reserva», admitió ayer la titular de Empleo, Magdalena Valerio, pero recalcó que se ha vuelto a restaurar el límite máximo de extracción del 3% del gasto total, algo que el PP anuló durante su mandato para «poder sacar más dinero -unos 74.000 millones, precisó- y no adoptar ninguna medida en materia de ingresos».


Pese a que aún no saben la cuantía concreta hasta que no estén cerradas las cotizaciones de 2019, el Gobierno utilizará hasta 3.598,2 millones de euros del fondo de reserva, aunque Valerio confía en no tener que llegar a esta cantidad «si las cotizaciones siguen yendo así de bien». En caso de que finalmente haya que disponer de la totalidad de este dinero, la hucha de las pensiones se quedará tiritando con apenas 1.400 millones, lejos de los casi 67.000 millones que tenía en 2011. «Lo fundamental es que los pensionistas cobren a tiempo su mensualidad», se justificó. El recurso al Fondo de Reserva comenzó a partir de 2012 con el Gobierno del PP. Sacó 7.003 millones en 2012 para poder abonar con puntualidad las pensiones, casi el doble un año después, 15.300 millones en 2014, algo menos en 2015 y más de 20.000 millones en 2016. Pese a que el PSOE lo criticó duramente en su etapa en la oposición, ya en La Moncloa usó 3.000 millones para pagar la extra de la pasada Navidad y este año lo repetirá con una cantidad algo mayor, aunque inferior a la que habían previsto en los Presupuestos que no llegaron a aprobarse. Pero para no dejar esta hucha vacía, algo que desde el Gobierno saben que no sería visto con buenos ojos, desde 2017 se ha recurrido también para financiar las pensiones a préstamos del Estado a la Tesorería; comenzó haciéndolo Mariano Rajoy y Pedro Sánchez lo hace ahora por segundo año. Pero en este caso el crédito de 13.830 millones que contemplan los Presupuestos prorrogados de 2018 no son suficientes, puesto que ya se utilizaron 7.500 millones para la extra de verano.


Por ello, la «solución» que ha encontrado el Ejecutivo es ampliar el crédito con cargo a la estimación de los mayores ingresos por cotizaciones que se lograrán a lo largo de todo 2019, pero que todavía no está contabilizada en el sistema. Así lo explicó Valerio, que precisó que, ya que el presupuesto prorrogado no incluye esta mejora de las cotizaciones, que crecen casi un 8%, «tenemos que hacer esta adecuación contable para que haya una cobertura de crédito habilitado a efecto de poder pagar la extra» de los 9,5 millones de prestaciones.


Precisamente por estos préstamos la Seguridad Social sigue sobreendeudándose, un 2,4% más en septiembre, hasta deber ya 52.445 millones de euros, un nuevo máximo, según los datos que este viernes difundió el Banco de España. Pero además, esos más de 19.000 millones de gasto de diciembre se financiarán con una transferencia adicional del Estado de 600 millones de euros, que se sumará a la que ya había prevista en los Presupuestos de 1.331,9 millones. La ministra argumentó que esto ha sido posible porque ha habido un «remanente» derivado de que se ha emitido menos deuda y los intereses han sido inferiores. «Entramos en una senda de ir reorientando el transatlántico de la Seguridad Social», dijo con orgullo Valerio, quien sabogó por crear un impuesto específico para financiar las pensiones, al estilo de lo que hacen Francia o Alemania.

El Gobierno deja casi vacía la hucha de las pensiones para pagar la extra