martes 29/9/20

Google deja de usar el sistema por el que elude millones de euros en impuestos

Google ha conseguido eludir miles de millones de impuestos a través de una técnica denominada ‘doble irlandés’, que consiste en canalizar el pago de los tributos por Irlanda, Holanda o países fiscalmente favorables como Bermudas, lo que ha permitido a esta multinacional y a muchas otras tecnológicas eludir hasta un billón de dólares en impuestos en Estados Unidos. Por eso el anuncio de Google de que dejará de utilizar este mecanismo del que se ha aprovechado durante años ha sido tomado como una muy buena noticia para las arcas norteamericanas. Portavoces de la compañía han confirmado a Reuters que este cambio viene condicionado por la reforma de la legislación fiscal en Irlanda y en Estados Unidos y supondrá que la compañía establezca toda su propiedad intelectual en EE UU.

Así, Google devolverá todas sus licencias de propiedad intelectual a EE UU y no a Bermudas, como había ocurrido hasta ahora. La empresa espera poner en marcha esta nueva fiscalidad durante 2020 con el objetivo de «simplificar la estructura corporativa». Durante los últimos diez años, la tecnológica había aprovechado la baja fiscalidad de Irlanda para concentrar la facturación de sus servicios en su filial de este país y desde ahí desviar los beneficios a Bermudas, un paraíso fiscal donde no se paga Impuesto de Sociedades. Según la información de Reuters, el año pasado la empresa movió a Bermudas unos 21.800 millones de euros por los que a partir de ahora tendrá que empezar a pagar impuestos en Estados Unidos. Y es que la técnica que ahora dejará de funcionar supone la creación de una filial con sede en Irlanda y otra en un territorio de baja tributación, que se queda con los derechos intelectuales. Los cambios fiscales que estableció Irlanda en 2015 ha hecho dar el salto a Google. El país aprobó -forzado por la UE- una reforma que impedía que las grandes empresas se beneficiaran de su agujero fiscal, pero permitía a las ya establecidas -Google lleva establecida en Irlanda a nivel fiscal desde hace 15 años- seguir operando hasta 2020. Y Estados Unidos aprobó en 2017 una reforma consistente en bajar impuestos a las grandes empresas y subirlos a los beneficios obtenidos en el extranjero.

Google deja de usar el sistema por el que elude millones de euros en impuestos