jueves. 01.12.2022

Las empresas industriales del metal —uno de los grandes consumidores de electricidad en España— han puesto el grito en el cielo sobre las consecuencias que ya está teniendo para sus negocios el elevado precio de la electricidad. Confemetal, la patronal del sector, ha instado al Gobierno a diseñar, en colaboración con la propia industria, instrumentos específicos de apoyo al sector para asegurar el abastecimiento de materias primas ante sus mayores costes, la crisis global de suministros y el impacto de la invasión rusa en Ucrania.

La organización demanda al Ejecutivo créditos para atender aquellos pagos por adelantado que se exijan para asegurar el abastecimiento de materias primas, así como flexibilidad en los contratos públicos y medidas para reducir los costes energéticos que soportan las empresas. «Tras una larga crisis apenas cicatrizada y una pandemia que ya dura dos años, los mercados tratan de recomponerse como pueden, enfrentándose a lo que sin duda es una profunda crisis de suministros y escalada de costes de las materias primas y energía. A eso ahora habremos de sumar el impacto que sin duda tendrá la guerra de Ucrania y el aislamiento a Rusia sobre los mercados de abastecimiento de materias primas y energía», advierte Confemetal.

La organización señala que, a todo lo anterior, hay que añadir, en el ámbito concreto de España, «el desconcierto regulatorio y la proliferación normativa», que originan al sector industrial «significativos sobrecostes». Confemetal avisa de que la industria se encuentra en una «encrucijada» a causa de la situación en las cadenas de suministro globales. «La situación en cuanto a plazos y disponibilidad, de cualquier materia prima en general, está poniendo en peligro la subsistencia del tejido industrial», destacan en un informe.

La gran industria advierte del impacto de la guerra en sus costes y abastecimiento
Comentarios