domingo 28/2/21

Hacienda y Seguridad Social perderán 27.400 millones en ingresos este año

La recaudación de IVA y otros impuestos indirectos caerá un 12% por la debilidad del consumo y la de Sociedad bajará más del 13%

Las previsiones económicas del Gobierno contemplan un fuerte hundimiento del 11,2% del PIB nominal para este año, lo que repercutirá negativamente en la recaudación tributaria. El negativo comportamiento de los ingresos se produce, entre otros factores, por la caída del empleo (se estima un -8,4%) y del consumo privado (-12,6%) que afecta a los impuestos indirectos. La estimación de ingresos totales de las Administraciones públicas para 2020 incluida en el Plan Presupuestario enviado a Bruselas asciende a 460.391 millones de euros frente a los 487.804 millones del año anterior, lo que supone una caída de un 5,6%, y de 27.400 millones de euros en valores absolutos. Esta merma de la recaudación se debe a pérdidas en impuestos directos, indirectos y en cotizaciones sociales.

La recaudación por los impuestos sobre la producción y las importaciones disminuirá este año un 10,81% respecto al ejercicio anterior y se quedará en 127.398 millones. En este apartado la mayor caída la experimentarán los impuestos sobre los Productos (IVA e Impuestos Especiales), que aportarán 15.500 millones menos este año que el anterior, un 12,8% menos. La razón es la debilidad del consumo privado debido a la pandemia del coronavirus y el nulo crecimiento esperado de la inflación.

Por su parte, los impuestos sobre la renta y la riqueza tendrán un mejor comportamiento que los impuestos indirectos, aunque también con caídas en los ingresos. Se estima que su recaudación ascenderá a 124.619 millones de euros, 4.500 millones menos que el año pasado (-3,51%). De hecho, la recaudación por los impuestos sobre la renta de los hogares (IRPF) sólo caerá un 1,1%, lo que se explica, según Hacienda, por la buena marcha de las retenciones de trabajo -que muestran una persistente estabilidad respecto a 2019-, por el dinamismo de las retenciones sobre salarios y pensiones públicas, los mayores ingresos en la cuota positiva del ejercicio 2019 y la práctica ausencia de devoluciones por prestación de maternidad. La resistencia a la baja de las retenciones sobre salarios privados se ha visto intensificada además por la extensión de los Ertes.

Por su parte, el Gobierno prevé que el Impuesto sobre Sociedades se quede en 22.355 millones de euros, es decir, 3.400 millones de euros menos que el año pasado, con un descenso del 13,21%. Esta caída continúa la registrada en 2019, ejercicio en el que los ingresos de Sociedades también se hundieron más del 13%. La caída de los beneficios empresariales por la inactividad económica provocada por el confinamiento y las restricciones debidas a la pandemia explican este derrumbe en 2020.

Tanto en el IRPF como en Sociedades, la caída de la recaudación estimada está parcialmente amortiguada por la cuota diferencial del 2019 (lo que se ha pagado al presentar las declaraciones de Renta y Sociedades), que no estaban afectadas por la crisis económica. Hay otros factores que han incidido positivamente en la estimación de ingresos del 2020, y que lastraron la recaudación del año pasado, como son las devoluciones extraordinarias de la prestación por maternidad, la devolución de un acta del Impuesto sobre Sociedades a una gran compañía o la exención de dos trimestres del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica.

En lo que respecta a los ingresos por cotizaciones sociales, como ya se anticipó en el Programa de Estabilidad, van a experimentar en 2020 una caída del 2,51%.
Previsión de ingresos en 2021 Hacienda justifica que la previsión de ingresos del 2021 sea tan elevada (prevé recaudar 33.000 millones de euros más) por la combinación de dos efectos. En primer lugar, el efecto "rebote" sobre los ingresos de compararse con un año 2020 afectado por el confinamiento estricto al menos durante un trimestre, y en segundo lugar por la adopción de un conjunto de medidas tributarias que generarán 7.000 millones de ingresos adicionales según sus estimaciones.

En concreto, calcula que los Impuestos sobre los Productos (IVA e Impuestos Especiales) incrementarán su recaudación un 17,66% en 2021 frente a la caída del 12,8% este año, lo que representa 18.600 millones de euros más. Debido, por un lado, al aumento del consumo privado y por el otro, por el efecto de las medidas tributarias entre las que se encuentra la subida del IVA del 10% al 21% a los refrescos azucarados. El Ministerio de Hacienda también espera un importante repunte de la recaudación de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, basada en una "fuerte recuperación del mercado de la vivienda" y por la devolución en 2021 de aplazamientos y suspensiones de pago concedidos este año. En esta rúbrica se incluyen también los ingresos asociados a las nuevas figuras tributarias (Transacciones Financieras, Servicios Digitales, Plásticos y Residuos).

Para el próximo año, el Plan Presupuestario contempla igualmente un incremento de la recaudación por impuestos directos sobre la renta y la riqueza, que llegarían a los 137.512 millones de euros, un 10,35% más. El Impuesto sobre Sociedades volvería a niveles de 2019, con una recaudación de 25.465 millones de euros, es decir un 13,91% más, por el aumento de los beneficios empresariales en 2021 y, por otro lado, "por la adopción de ciertas medidas". Como se sabe, el Ministerio de Hacienda baraja la idea de establecer un 'suelo' en el tipo mínimo del Impuesto de Sociedades para que las empresas tenga que pagar al menos ese porcentaje, independientemente de las desgravaciones o compensaciones que tengan.

Hacienda y Seguridad Social perderán 27.400 millones en ingresos este año
Comentarios