miércoles. 01.02.2023

Otro año más, Iberdrola ha creado valor para sus 600.000 accionistas. La compañía presidida por el salmantino Ignacio Galán ha cerrado el ejercicio bursátil con una capitalización en el entorno de los 70.000 millones, colocándose como la mayor utility de Europa y la cuarta del mundo.

La eléctrica ha recibido el favor del mercado después de anunciar el pasado 9 de noviembre una inversión de 47.000 millones de euros hasta 2025 y un dividendo creciente, con el objetivo de que en el mencionado ejercicio se sitúe entre los 0,55 y los 0,58 euros por título. El beneficio neto, que alcanzará este año el rango estimado de 4.000 a 4.200 millones de euros, se colocará entre los 5.000 y los 5.200 millones en 2025.

Así, la acción ha escalado este año un 6% en Bolsa —que supone una rentabilidad de casi el 11% incluyendo la retribución pagada de 0,449 euros por acción—, y firma el ejercicio como la mejor eléctrica del Ibex 35 y el duodécimo valor que más avanza del selectivo. La presentación del plan estratégico ha sido uno de los motores de la compañía en Bolsa: acumula una revalorización desde entonces más de un 10%.

Los analistas han aplaudido los planes presentados por la compañía en su Capital Markets & ESG Day. UBS, Mediobanca, Banco Santander, Goldman Sachs, Barclays, Morgan Stanley, Deutsche Bank, CaixaBank y Renta 4, entre otras casas de análisis, han revisado sus previsiones y en su mayoría, han subido el precio objetivo medio, que se sitúa ahora en torno a los 12 euros por título, según los datos de la consultora FactSet. Un 53% de los analistas recomienda comprar, un 47% aconseja mantener y ninguno es partidario de vender las acciones de Iberdrola.

El mercado ha valorado la resiliencia, el potencial y la diversificación de negocios —renovables, clientes y redes— y de

geografías –con fuerte presencia en España, Reino Unido, Estados Unidos y Brasil–, de Iberdrola. El valor ha evitado así la penalización en Bolsa que han sufrido otros de sus competidores. También sus planes de inversión, adaptados a la actual coyuntura, destinan más dinero al negocio de redes —27.000 millones—, con rentabilidades aseguradas.

La solvencia es otra clave del valor. Con unos activos de más de 170.000 millones de euros, Iberdrola mantiene un perfil sólido que blinda sus actuales ratings. En su estrategia de financiación, la compañía aspira a seguir trabajando con sus contrapartes tradicionales (el Banco Europeo de Inversiones y el ICO…) y sumar nuevos prestamistas, como la Corporación Financiera Internacional (IFC) o la agencia de crédito danesa, entre otros.

Iberdrola roza los 70.000 millones de capitalización, la mayor eléctrica europea
Comentarios