lunes 23/5/22

La llegada de los fondos europeos se ha convertido en el principal sustento de las previsiones de crecimiento económico para 2022, cuando el Gobierno espera una recuperación del 7% del PIB gracias, entre otras cosas, a que la ejecución real de las inversiones, ahora en niveles muy bajos, alcance su «velocidad de crucero».

El Gobierno mantenía una estimación inicial de que los fondos aportarían al PIB 2,6 puntos este año. Pero la escasa ejecución hace prácticamente imposible alcanzar ese objetivo. Y así lo han puesto sobre la mesa distintos organismos internacionales en las últimas semanas.

El último, el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en su revisión anual sobre la economía española estima que los fondos europeos aportarán entre 1,5 y 2 puntos en el acumulado de 2021 y 2022. Es decir, menos de la mitad de la previsión inicial elaborada por Economía.

El Banco de España también limita el impacto al prever una absorción de 10.000 millones este año y de 30.000 en 2022, cifras que dejan el impacto en el PIB a tres décimas y 1,6 puntos cada año.

Por su parte, en el IEE confían en estos recursos como principal motor de crecimiento para los próximos años. Pero coinciden con otros expertos en que el retraso de la puesta en marcha de las ayudas se suma «a la propia incertidumbre asociada a la velocidad de ejecución de los proyectos y al efecto multiplicador sobre la actividad». «Incluso existen dudas a la hora de estimar su posible impacto sobre el PIB potencial», insisten desde el ‘think tank’ de la CEOE.

Incertidumbre por el impacto en la recuperación económica
Comentarios