martes 29/9/20

La industria cierra de capa caída 2019 por la incertidumbre política

El sector manufacturero vuelve a deteriorarse en diciembre, con más destrucción de empleo
El sector manufacturero ha pasado un duro diciembre.
El sector manufacturero ha pasado un duro diciembre.

La actividad del sector industrial en España ha vuelto a deteriorarse en diciembre, lo que ha llevado a cerrar el año «de capa caída» como consecuencia de la incertidumbre política y económica, según el índice de gestores de compras (PMI) elaborado por IHS Markit. El dato de diciembre se sitúa en 47,4 puntos, una décima por debajo de noviembre, lo que se traduce en un mayor ritmo de destrucción de empleo en el sector manufacturero durante el año.

Un resultado inferior a 50 puntos implica una contracción de la actividad, mientras que un dato por encima de 50 indica expansión. Esta debilidad de las fábricas españolas responde a la fuerte reducción de la producción por la «menor cartera de pedidos y un exceso de capacidad» en el sector, explica el informe. Y es que los pedidos han caído por octavo mes consecutivo porque la demanda exterior de los mercados europeos ha disminuido. El sector de los vehículos sigue siendo una fuente de debilidad y algunas empresas ya señalan directamente al ‘brexit’ y la guerra comercial como los factores que implican una reducción de ventas, según Markit.

Pero la situación de incertidumbre política y económica en la que se encuentra España tampoco acompaña a la situación. «La incertidumbre continuó afectando al sector y, como reflejo del entorno desafiante al que se enfrentan las empresas, persistieron las presiones deflacionistas, y las empresas en promedio se vieron obligadas a ofrecer descuentos de precios por cuarto mes consecutivo», indicó Paul Smith, economista de IHS Markit. Debido a este descenso de pedidos en la industria, se registraron pérdidas de empleo, algo que se lleva observando desde el mes de mayo, con una tasa de declive de los niveles de personal que ya es la más fuerte en seis años. A pesar de todos estos malos datos, la cara amable la muestra la confianza empresarial, que mejoró en diciembre hasta alcanzar su mejor nivel desde el pasado mes de junio. El informe destaca que las empresas manufactureras españolas señalaron que de cara a este 2020 aumentarán su inversión en producción y actividades comerciales porque confían en una mayor demanda.

«Terrible final de año» A nivel eurozona la situación no es mucho mejor. El deterioro del sector se agravó en diciembre registrando lo que los expertos califican de «terrible final de 2019», ya que el PMI bajó seis décimas hasta los 46,3 puntos con las fábricas de España, Italia y Alemania en recesión. Este último es el país con peor resultado en diciembre, por lo que Diego Morín, analista de mercados de IG España, indica que los datos muestran una «paralización» del país germano. El sector manufacturero alemán depende, y mucho, de las exportaciones, y éstas siguen afectadas por la situación de inquietud por la guerra comercial entre China y Estados Unidos. «Es el mercado nacional de Alemania el que mayor impulso le está dando a la economía, dejándola expuesta ante cualquier signo de agotamiento que se produzca en el ámbito laboral», explica Morín. Solo Grecia mantuvo un ritmo de crecimiento sólido, con 53,9 puntos, y Francia roza la contracción al marcar 50,4 puntos.

La industria cierra de capa caída 2019 por la incertidumbre política