domingo 20/6/21

El inesperado salto del Erte al ERE

Las grandes empresas españolas anuncian cerca de 35.000 despidos y se esperan todavía más a consecuencia de la pandemia, la digitalización y la inminente contrarreforma laboral
Protesta contra los ertes el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo. JULIO MUÑOZ

En estos difíciles primeros meses del año, en los que la economía sigue sufriendo con virulencia los efectos de una pandemia que se alarga más de lo esperado, se está sucediendo un incesante goteo de anuncios de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). No hay semana en la que una gran empresa no haga pública su intención de negociar despidos colectivos que ya apuntan a la expulsión de más de 35.000 personas de un mercado laboral ya de por sí muy mermado.

La última en sumarse ha sido la aerolínea noruega de bajo coste Norwegian, que despedirá a 1.100 empleados en España tras la reducción de su actividad provocada por las restricciones de esta crisis sanitaria. Este sector ha sido fuertemente golpeado por la crisis y aún hay más de 14.000 trabajadores que penden de un hilo al estar sujetos a un erte. También la compañía aeronáutica Airbus está inmersa en un proceso para despedir a unos 1.000 empleados por la baja demanda.

Pese a que el sector turístico es el más castigado por esta pandemia y tiene prácticamente paralizada toda actividad, no es, ni mucho menos, el culpable de esta avalancha de ERE que se han sucedido en estos últimos meses. En realidad, puede decirse que se mantiene aletargado, a la espera de que se reactive su actividad y fiando su futuro a un verano sobre el que aún pesan muchas incertidumbres. Por ello, muchos de sus trabajadores aún se mantienen en Erte y sólo algunas compañías han anunciado recortes de personal, como la agencia de viajes Logitravel (300 salidas), el grupo Iberostar (200), la cadena de hoteles NH (187), el touroperador alemán TUI (180) o el hotel Palace de Madrid (152).

La gran mayoría de los despidos colectivos que se sucederán a lo largo de este año proceden del sector bancario. Y aunque lógicamente esta actividad ha sufrido, como todas, el impacto de la pandemia, lo que se esconde verdaderamente detrás de sus Ere es el proceso de digitalización que están llevando a cabo, junto a la oleada de fusiones que llevan al cierre de muchas oficinas. Hasta tal punto que podría provocar la salida de cerca de 20.000 personas, en su mayor parte los empleados de más edad y cercanos a la jubilación.

Solo los Ere anunciados por los tres grandes bancos suman casi 15.000 salidas: CaixaBank protagoniza el mayor despido colectivo de la historia, con 7.791, más del doble de los que se llevarán a cabo en el Santander (3.572) y BBVA (3.448). Pero hay más: el Sabadell realizó el año pasado 1.817 prejubilaciones e Ibercaja ha acordado 750. La fusión de Unicaja y Liberbank también conllevará algún ajuste, aunque aún no está anunciado.

Grandes cadenas de la distribución han avanzado otros Ere históricos. El Corte Inglés ha pasado del erte, por el que tuvo con el empleo suspendido a 22.000 trabajadores el año pasado, a un Ere que afecta a 3.292 personas. La cadena sueca de ropa H&M también ha planteado uno de los diez grandes Ere de España al prever despedir a 1.100 empleados.

Y en el sector comercio están también los despidos colectivos en perfumerías Douglas (492 empleados), Coca-Cola European Partners (360), Adolfo Domínguez (283), Supersol (252), Heineken (228) o Worten (212).

También la industria del automóvil está muy afectada, con caídas históricas de facturación. Nissan va a despedir a 2.500 personas por el cierre de su planta de Barcelona y la fábrica de Ford en Almussafes ha planteado un ERE para 630. Otras compañías vinculadas, como Continental (750), Acciona (500) o Robert Bosch (660) también despedirán.

Ni siquiera se libra la industria energética, que cuenta con dos de los diez grandes Ere que hay ahora mismo encima de la mesa: Endesa prevé 1.200 salidas voluntarias en cuatro años, mientras que en Naturgy habrá 1.000 empleados afectados de su plantilla en España.

El inesperado salto del Erte al ERE