lunes. 08.08.2022

BBVA anunció esta semana que la hiperinflación en Turquía le costará 324 millones de euros del beneficio declarado en el primer trimestre del año. La entidad comunicó que aplicará la contabilidad hiperinflacionaria en Turquía con efecto desde el 1 de enero de 2022, lo que supondrá un impacto positivo en capital y negativo en la cuenta de resultados que se verán reflejados en sus estados financieros del segundo trimestre.

Así, la compañía anticipó un impacto positivo en el ratio de capital CET1 «fully loaded» de aproximadamente +19 puntos básicos. Al mismo tiempo, estimó un impacto negativo en el beneficio atribuido de unos 324 millones.

La contabilidad hiperinflacionaria consiste en una reexpresión de los balances, con el objetivo de mostrarlos en términos reales, no nominales; es decir, ajustando las cifras al elevado nivel de precios del país y permitir así una comparación más fiel.

La inflación turca, un lastre para BBVA