viernes. 27.01.2023
Las autoridades italianas siguen adelante con los interrogatorios del caso Parmalat mientras, a su vez, requisan documentación que permita desenmarañar la intrincada madeja de fraudes contables en el seno del grupo alimentario. Ayer se conoció que la Justicia ha requisado en los últimos días documentos contables en la sede de Dpa, una sociedad del grupo Parmalat, así como en las oficinas centrales de la auditora Deloitte & Touche. Además, el comisario europeo de Competencia, Mario Monti, examinará si el decreto promulgado el pasado 23 de diciembre por el Gobierno italiano para solucionar la crisis vulnera las normas sobre competencia Fuentes del entorno de los fiscales señalaron que los documentos descubiertos en las oficinas de Dpa, cerca de Parma, contienen la «estructura contable» de todas las sociedades de la compañía, según indicó ayer el diario Financial Time s. Además, se han requisado numerosos documentos de la consultora Deloitte & Touche que, desde la salida de Grant Thornton, en 1999, se responsabilizó de las cuentas de Parmalat Finanziaria, mientras Thornton aún se ocupaba de algunas sociedades controladas por el grupo, entre ellas Bonlat, con sede en las Islas Caimán, que se convirtió en la desencadenante del caso. Un escándalo financiero El pasado miércoles fueron detenidos siete sospechosos más en uno de los mayores escándalos financieros registrados nunca en Europa, y comparado ya en numerosas ocasiones con el caso del gigante estadounidense de la energía Enron. Junto con el fundador del grupo, Calisto Tanzi, el número de detenidos hasta el momento asciende a ocho. Los investigadores italianos cuentan con la colaboración de un enviado de la principal autoridad reguladora del mercado estadounidense, la Securities and Exchange Commission (SEC), que ha demandado a Parmalat por inducir a los inversores estadounidenses a comprar más de 1.500 millones de dólares en bonos. Las autoridades italianas han solicitado formalmente su cooperación a los bancos estadounidenses, sudamericanos e italianos con posibles lazos con la compañía fundada por Tanzi.

La Justicia italiana requisa documentos contables en la sede de Dpa
Comentarios