sábado. 13.08.2022

En un contexto económico pleno de incertidumbres y un

crecimiento económico ralentizado por un cambio drástico de escenario, Laboral Kutxa ha logrado consolidar un beneficio neto de 65 millones en la primera mitad de año, lo

que supone un incremento del 25% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio.

Los principales indicadores de negocio reflejan una posición competitiva destacada. En términos de solvencia, la ratio Ceti del 21,14% continúa posicionando a Laboral Kutxa

como líder en su mercado de referencia y, a su vez, la ratio LTD del 64,10% indica una holgada posición de liquidez. Por su parte, la tasa de morosidad también ha seguido

descendiendo durante los seis primeros meses del año, hasta situarse en el 2,58%. La rentabilidad sobre recursos propios ha alcanzado el 6,35%.

Cuenta de Resultados

Durante los seis primeros meses del año, los márgenes del negocio típico bancario han seguido estando muy condicionados por la curva de tipos y la estrechez de los márgenes. Así, el margen de intereses se ha situado en 121,2 millones de euros, lo que supone una minoración del 1% con respecto a junio de 2021, que se ha visto compensada por un aumento del 10% del capítulo de ingresos por servicios, donde destaca el crecimiento de los servicios de inversión prestados a los clientes en fondos y planes, que han elevado un 12% su aportación y el de los medios de pago, que aportan un 16% más.

Laboral Kutxa obtiene un beneficio de 65 millones