domingo 26/9/21

La luz lleva los precios en España a las tasas más altas desde 2012

La inflación encadena ocho meses de subida consecutiva lastrada también por los combustibles
Concentración contra la subida de la luz frente al Congreso de los Diputados en Madrid, ayer. RODRIGO JIMÉNEZ

La escalada del precio de la luz en el mercado mayorista durante el verano está siendo la gran preocupación de ciudadanos, empresas y políticos las últimas semanas. Ayer, el INE puso cifras a este fenómeno: la electricidad subió un 7,8% en agosto en relación al mes anterior y un 34,9% frente al coste que tenía hace un año. Y este fuerte incremento se produce a pesar de la bajada del IVA del 21% al 10% por parte del Gobierno, y que este martes ampliará con más medidas para intentar controlar el recibo de la luz.

Es cierto que la comparación de precios con 2020 es diferente a otros años porque la pandemia lo paralizó todo. Pero si el precio que marcó el mes pasado la electricidad se enfrenta al de agosto de 2019, la subida también es de casi el 27% y del 11% comparado con el mismo mes del año 2018.

No sólo es la luz lo que sube este verano, sino que los combustibles también se han disparado un 21% respecto a agosto de 2020.

Esta fuerte subida de la energía ha tirado de la inflación como hacía tiempo que no se veía. Los datos confirmados por el INE revelan que el IPC subió hasta el 3,3% en agosto, la tasa más alta desde octubre del año 2012. La inflación encadena así ocho meses en tasas positivas consecutivas después de que en un mes haya subido un 0,5% tras haber caído un 0,8% en julio por las rebajas en ropa y calzado.

Más allá, sin tener en cuenta estas rebajas del IVA en la luz, desde el INE señalan que la inflación se habría disparado tres décimas más hasta el 3,6%, tal y como recoge el índice a impuestos constantes. Y es que según esta tabla, el precio de la electricidad hubiera subido un 47,9% en agosto respecto a hace un año. Es más, en junio el aumento interanual de los precios de la luz se situaba en el 37%, pero se relajó en julio tras la decisión del Gobierno de bajar el IVA y de suprimir el impuesto sobre generación eléctrica hasta final de año.

Además, si se observa el dato del IPC subyacente, que no incluye alimentos no elaborados ni productos energéticos, la inflación aumentó en agosto solo una décima, hasta el 0,7%, más de dos puntos y medio por debajo del IPC general. El INE destaca que esta diferencia entre ambas tasas es la más elevada desde el comienzo de la serie, en agosto de 1986.

Los datos revelan que el grupo de vivienda (donde se incluye la electricidad) elevó más de dos puntos su tasa interanual en agosto, hasta el 11,5%, mientras que el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas incrementó dos décimas su tasa, hasta el 1,9%, por el encarecimiento de las frutas.

Al mismo tiempo, el grupo de transporte incrementó su variación interanual tres décimas, hasta el 8,8%, debido al aumento de los precios de los automóviles.

En tasa mensual (agosto sobre julio), el IPC subió un 0,5% debido al encarecimiento de la electricidad, de las frutas, las legumbres, los aceites, los servicios de alojamiento, los paquetes turísticos, los carburantes y los automóviles, señala el INE.

En la otra cara de la moneda, lo que más se ha abaratado desde agosto de 2020 son los equipos de telefonía móvil (-10,7%), los paquetes turísticos internacionales (-6,5%), los accesorios informáticos (-5,4%), los ordenadores personales (-4,6%) y los vuelos internacionales (-4%).

CASTILLA Y LEÓN, MEJOR

Todas las comunidades vieron aumentar su inflación en agosto respecto a hace un año. El mayor repunte lo experimentó Baleares (0,6%), mientras que los menores incrementos se dieron en Cataluña, Castilla y León y Navarra (0,3%). Y a cierre de agosto, todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas, las más elevadas en Castilla-La Mancha (4%), Galicia (3,9%) y Castilla y León (3,8%).

Y aunque desde la patronal de empresarios (CEOE) esperan que la inflación se modere en la última parte del año, Funcas estima que el IPC podría llegar a superar el 4% en los próximos dos meses. El centro de análisis prevé que después pueda volver a descender hasta el 3,9% en diciembre, lo que suponen cinco décimas por encima de su anterior previsión. La tasa media anual será entonces del 2,7%, según sus cálculos.

El impacto de los precios de la luz en el conjunto de la inflación ha resultado más llamativo a lo largo de este verano. En febrero, por ejemplo, los precios estaban congelados. Sin embargo, todas las circunstancias adversas han coincidido con la llegada del verano, lo que ha condicionado el alza de la electricidad.

En junio, el precio del megavatio/hora (MWh) se encontraba en el entorno de los 83 euros; este miércoles por encima de 170 euros. Además, fue el 1 de junio el día en que se activó la nueva tarifa por tramos horarios (punta, llano y valle), según la recomendación de la Comisión Nacional de Competencia (CNMC).

Los consumidores tuvieron que acostumbrarse a esos nuevos hábitos horarios eléctricos, en un contexto de precios cada vez más altos. A principios de agosto, el ‘pool’ diario superaba la barrera psicológica de los 100 euros/MWh. Y cuando parecía que poco más podría subir, lo ha hecho con fuerza en septiembre, aproximándose ya a la barrera de los 200 euros/MWh, al igual que en el resto de Europa.

La luz lleva los precios en España a las tasas más altas desde 2012
Comentarios