domingo 22/5/22

«Esto es una auténtica aberración», sostiene Eduardo Abad, presidente de UPTA, quien está de acuerdo con suprimir la tarifa plana para los que estén por encima del SMI, porque «tienen capacidad para aportar más».

Una posición que choca frontalmente con la de Lorenzo Amor, presidente de ATA, quien defiende que esta bonificación «tiene que ser abierta a todos los emprendedores», al menos durante el primer año. «Esto es una política activa que tiene menos coste que estar en el paro», asegura.

La tarifa plana supuso un coste para la Seguridad Social de más de 600 millones de euros en 2018, cuando benefició a unos 600.000 autónomos, según un informe publicado por la AIReF. El gasto se eleva hasta los 3.500 millones de euros durante el periodo 2013 y 2018.

Más de 600 millones de euros de gasto
Comentarios