martes 29/9/20

Más de la mitad de las empresas ha tardado en cobrar por la crisis de Covid-19

El 58% de los empresarios reconoce que ha sufrido una ampliación en los plazos en los que les pagan sus facturas desde el inicio de la crisis de Covid-19 en marzo de este año, después de que el comportamiento de pago empeoró en España el año pasado, con 2,5 días más, hasta los 90,63 días de media.

Así se desprende de la encuesta realizada para la elaboración de la séptima edición del libro ‘Análisis del comportamiento de pago empresarial’, un macroestudio sobre la situación de los pagos en las empresas españolas de Informa D&B, compañía filial de Cesce.

El estudio refleja que la situación económica general sigue siendo el principal problema que enfrentan las empresas, pero con una mayor preocupación que el año pasado, al pasar del 29% al 66%, seguido por la morosidad, con cerca del 20%, mientras que el año pasado la segunda principal preocupación era encontrar nuevos clientes.

Al realizar la encuesta el 91% de las empresas confirmaba haber recuperado su actividad habitual, según el estudio, que muestra que un 37% opina que la principal razón de los retrasos en los pagos es la intencionalidad, seguido por los problemas financieros de los encuestados (32%) y los administrativos (28%).

El año pasado, para el 38% la primera causa del retraso en los pagos era financiera el, un 29% lo achacaba principalmente a problemas administrativos y un 23% los empresarios opinaba que se trataba de demoras intencionadas.

La directora del Departamento de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, cree que el comportamiento en los pagos de las empresas españolas comenzó a empeorar en el último trimestre de 2017 y ha seguido esta tendencia para cerrar 2019 con un retraso de 14,12 días, casi un día más que los 13,30 del año precedente y que la media europea que terminó el año en 13,17 días.

Más de la mitad de las empresas ha tardado en cobrar por la crisis de Covid-19