miércoles. 07.12.2022

Las matriculaciones se desploman hasta los registros de la última crisis

La venta de vehículos se reduce un 20,5% por la falta de oferta por la crisis de microchips
                      Trabajadores ensamblan piezas de coches en una fábrica. A. DEDERT
Trabajadores ensamblan piezas de coches en una fábrica. A. DEDERT

El sector de la automoción continúa sin levantar cabeza en España. A la crisis de oferta por la falta de microchips semiconductores que obliga a parar a las principales factorías se le suma un mercado que no despega y cuyos registros se sitúan en los niveles de la última crisis económica. En octubre solo se matricularon 59.082 automóviles en el país.

Los datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) confirman un desplome del 20,5% en el décimo mes del año en comparación con el mismo período de 2020. El mismo ya fue de por sí malo debido a que, entonces, el impacto de la pandemia aún era muy elevado.

En comparación con 2019, las matriculaciones caen un 37,1%. Todos los canales acusan importantes recortes. Los particulares inscribieron en octubre 31.538 turismos, un 17,7% menos que en 2020; las empresas matricularon 23.815 coches, un 28,1% menos, y el ‘rent a car’, impulsado por una mejoría del turismo, adquirió en octubre 3.730 coches, un 29,3% más.

Algo mejores son los apuntes del acumulado en lo que va de año. Las transacciones se elevan a 707.288 con un incremento del 5,5% sobre el mismo período del ejercicio pasado. Pero se asume que 2021 terminará peor que 2020 ya que en noviembre y diciembre las operaciones seguirán a la baja. Por el momento, la única vía que sostiene algo esta balanza es el ‘rent a car’ porque repunta mientras que las otras líneas registran descensos.

En este entorno tan complicado, las esperanzas se centran en los coches electrificados, híbridos y de gas. Las ventas de estos vehículos sí que aumentaron un 25,8%. Una cifra a la que se agarran los responsables de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y en la que confían para poder superar esta importante crisis. José López-Tafall, director general de la patronal, señaló que «en un contexto de caída de la demanda, el interés de la sociedad por este tipo de vehículos electrificados e híbridos está creciendo mes tras mes».

El mayor temor de las empresas es que la solución a esta problemática no pasa únicamente por recibir más chips para fabricar más. En un comunicado, Ancove aseguró que los problemas de suministro de vehículos por el abastecimiento de semiconductores «no explican por sí solo el fuerte descenso de las ventas» y recordó que las matriculaciones de octubre «son comparables a las del mismo mes de 2012, el año más duro de la crisis financiera». «Entendemos, pues, que el mercado sufre especialmente un descenso de la demanda, más que de oferta», matizaron. Preocupa de forma especial las pocas adquisiciones por parte de las empresas.

Otras matriculaciones

La crisis de la automoción también se nota en los vehículos industriales. En octubre se matricularon 2.406 en España, un 6,5% menos, y 17.258 unidades desde enero, un 12,8% de progresión, con 41 camiones ligeros vendidos en octubre, un 31,7% menos, y 449 unidades en el acumulado, un 36,4% menos.

Mucho más llamativa resulta la subida en el sector de las motos.

El mercado español finalizó el mes de octubre con un volumen de 13.660 unidades, un 2,6% de incremento interanual, al tiempo que en los diez primeros meses de este año la cifra ascendió un 6%, hasta 139.873 unidades, según datos de la Asociación nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor).

Estas cifras evidencian un cambio de modelo que ya se venía vislumbrando desde hace años, pero que se ha acelerado con la pandemia actual. En el mismo, el coche clásico es mucho menos protagonista y otras formas de movilidad como las motos o los patinetes se abren camino. Ante estos datos, el secretario general de Anesdor, José María Riaño, destacó que la normalidad de la movilidad «está casi instaurada» y la moto juega un «papel clave» en este entorno. «A pesar de las dificultades logísticas y de escasez de materiales, el crecimiento en las matriculaciones de scooters es una clara muestra de esta tendencia», sentenció.

Las matriculaciones se desploman hasta los registros de la última crisis
Comentarios