lunes 19/4/21

Las mujeres, motor de crecimiento para la recuperación del país

Las trabajadoras han superado obstáculos y suponen ya el 31% de las consejeras del Ibex
Imagen de una mujer teletrabajando. ENRIC FONTECUBERTA

España sigue siendo un país donde la brecha de género es evidente: en 2018 -últimos datos del INE- aún se situaba en el 21,4%, medio punto menos que en 2017. Peores cifras da el índice ClosinGap, que afirma que en 2020 aún queda un 36% de brecha de género por cerrar, cuatro puntos menos que en 2015. Si se mantiene ese ritmo, se necesitarían 35 años para alcanzar la paridad total. En cifras: el salario medio anual de los hombres es de 26.700 euros; el de las mujeres se queda en 21.000.

Pese a estos malos datos, la situación va mejorando. La fuerza laboral femenina ha crecido en casi un millón de personas en quince años. En 2007 había 7,8 millones de mujeres afiliadas a la Seguridad Social, lo que representaba el 41,4% del total.

El último dato de febrero de 2021 marca 8,8 millones de afiliadas, el 46,6% del total. La Comisión Europea quiere mejorar esta situación y para ello anunció esta semana que obligará a las empresas de más de 250 empleados a compensar a las víctimas de discriminación salarial. Si se constata una diferencia injustificada de al menos el 5% de sus sueldos, la empresa deberá reevaluar las retribuciones con los representantes de los trabajadores. El objetivo principal es mismo trabajo, mismo sueldo.

Y aunque el puesto laboral es una de las variables que más influyen en el nivel salarial de las mujeres -solo acceden a cargos de directoras y gerentes el 1,84% de ellas y con peores sueldos que los hombres, según UGT-, 2020 fue el primer año en el que se consiguió el objetivo de paridad (30% de mujeres) para los consejos de administración de las empresas del Ibex-35 dictado por la CNMV. Ya son 139 mujeres consejeras, 15 más que en 2019 y 66 más que en 2011, el 31% del total, según Atrevia y el Iese.

Entre las mayores empresas españolas con mujeres al mando destacan el Banco Santander, con Ana Botín de presidenta; Bankinter, con María Dolores Dancausa como consejera delegada (CEO) o Google, con Fuencisla Clemares como directora general para España. En una entrevista en 2019 con la agencia Efe, la máxima responsable de Google defendía su posición feminista y aseguraba que para implantar la paridad en una empresa «hay que revisar cómo buscas el talento, cómo haces la selección y cómo reclutas».

Maternidad

Reconoce que en su vida profesional la maternidad fue uno de los momentos más difíciles porque, «por edad, te pilla en pleno desarrollo de tu carrera». También fue sonoro cuando Ana Botín se definió a sí misma en 2018 como «feminista» porque hasta ese momento el alto mundo empresarial no estaba familiarizado con esos términos. En la web del Santander afirman que «la igualdad de género sirve de motor para conseguir una sociedad más justa».

Un 40% de los puestos de su consejo de administración están ya ocupados por mujeres y su objetivo para 2022 es llegar al 60%. Algunos estudios recientes hacen ver la luz al final del túnel. En su informe ‘Brechas de género’, Funcas afirma que la maternidad ya no aleja tanto a las mujeres de la vida laboral. Si en 1987 la tasa de actividad femenina era de solo el 32% y en el mercado de trabajo participaban menos de cinco millones de mujeres, ahora la tasa es del 52,2%, ‘solo’ diez puntos por debajo de los hombres.

Las mujeres, motor de crecimiento para la recuperación del país