lunes. 08.08.2022

El culebrón del fundador y consejero delegado de Tesla, Elon Musk, y Twitter continúa. Tal y como se esperaba, el magnate sudafricano contraataca y ha presentado también una contrademanda contra la red social después de que la compañía lo denunciara por rescindir el acuerdo de compra de la plataforma por un valor de 43.000 millones de euros a principios de julio, según informa The Wall Street Journal. Aunque el contenido del escrito es confidencial, su estrategia de defensa la va a basar en que Twitter no respondió cuando preguntó por el número de cuentas falsas que existían en la red social y cuál era el modo de la red social para localizarlas y eliminarlas, pese a estar recogido en el contrato, según ha señalado el equipo legal de Musk.

Asimismo, el diario norteamericano asegura que es «probable» que el fundador de Tesla afirme que la compañía cambió la cantidad de usuarios activos diarios monetizables antes de que concretara el acuerdo entre ambas partes, lo que habría cambiado el precio de compra de la red social.

El equipo jurídico de Musk ha asegurado anteriormente que Twitter habría violado e incumplido el acuerdo de compra por varios motivos, entre los que figura que la compañía había despedido a dos ejecutivos sin consultarlo previamente.

El juicio contra el magnate, en el que se decidirá si el multimillonario se verá obligado o no a comprar la red social, comenzará el próximo 17 de octubre y durará cinco días. La jueza de Delaware que supervisa el caso accedió a la petición de Twitter de un proceso por la vía rápida, alegando que el acuerdo para comprar la compañía debía ser antes del 24 de octubre, frente al reclamo de Musk de posponerlo a febrero del año que viene. 1.000 millones de penalización Pero además, hay en juego 1.000 millones de dólares (unos 987 millones de euros), que es la penalización que figura en una de las cláusulas del acuerdo en caso de que una de las partes se echase atrás a una adquisición por un importe de unos 44.000 millones de dólares (42.156 millones de euros). El empresario tecnológico había puesto como requisito para la compra que el número de cuentas falsas estuviera por debajo del 5%. Y, aunque los responsables de la red social insisten en que los ‘bots’ (usuarios falsos creados mediante inteligencia artificial) rondan esa cifra, Musk sospecha que el número real sería cuatro veces mayor.

Musk contraataca y demanda a Twitter