domingo 23.02.2020

Nadia Calviño pide a Bruselas suavizar el déficit en pro del crecimiento y el empleo

Subraya que el objetivo actual «no es realista» y se compromete a contener el gasto público

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, presentó ayer al Eurogrupo las líneas generales que van a marcar la política económica del nuevo Gobierno de coalición. Por primera vez desde que ha asumido ese doble rol en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, Calviño se encontró con sus colegas en Bruselas para defender que España seguirá siendo responsable con el pacto de estabilidad. Y también disciplinada con el gasto, siempre y cuando éste sea compatible con los objetivos «de crecimiento y creación de empleo» que se marca Moncloa.

De entrada, Calviño remarcó que la senda de reducción del déficit público en vigor «no es realista» por emanar de unos Presupuestos, los de 2018, que se han tenido que prorrogar en hasta tres ocasiones. Aquellas cuentas fueron diseñadas por Cristóbal Montoro (PP). Y se han ‘estirado’ sistemáticamente por la ausencia de un gobierno estable.

Así que la ministra parece tener claro que su razonamiento es lo suficientemente objetivo como para conseguir convencer a sus socios y a la Comisión Europea de que España merece unas condiciones más flexibles. «La senda se planteó para los Presupuestos de 2018 y ahora no es realista. Lo hemos dicho desde el principio; no se corresponde con la realidad económica y fiscal de nuestro país. Vamos a trabajar por una senda creíble y realista», insistió.

El Gobierno insiste en su compromiso con las reglas comunitarias de déficit y deuda pública. Cumplirá, pero dentro de un orden. Porque esas premisas deben cuadrar «con los objetivos de crecimiento y de creación de empleo», dicen. Así que en ese equilibrio está la clave del acuerdo. Y se trabajará para preparar «cuanto antes» el nuevo Presupuesto.

Nadia Calviño pide a Bruselas suavizar el déficit en pro del crecimiento y el empleo