jueves 04.06.2020

Novios y empresas asumen que habrá una reducción de invitados a las bodas

Tanto las parejas que han tenido que posponer sus enlaces de primavera a otoño por el coronavirus como las empresas proveedoras del sector dan por hecho que las bodas ya no podrán ser como antes y que se reducirá inevitablemente el número de invitados a las celebraciones.

Ya sea porque algunos invitados tengan aprehensión a acudir a un evento multitudinario o porque tras el estado de alarma se decreten algunas restricciones de aforo, aquellos que han reprogramado sus bodas para el final de verano y principios de otoño temen no poder celebrarla para las 200 personas que habían planeado.

Según una encuesta del portal de ayuda a la organización de enlaces Zankyou, el 82% de los novios tiene miedo de que haya bajas entre los invitados a sus bodas.

Andrea, de Barcelona, y Eva, de Ciudad Real, con bodas previstas para otoño, han explicado que son conscientes de que hasta el último momento no tendrán confirmaciones reales sobre los asistentes a sus enlaces.

«Las bodas, al menos durante un tiempo, no volverán a ser como antes. Habrá menos besos y abrazos y desde luego también menos invitados», afirmó Cristina González, de la Finca el Campillo. González señaló que los proveedores de bodas, principalmente servicios de catering y salones de eventos, están estos días intentando prever qué puede pasar en los próximos meses y cómo pueden amortiguar las consecuencias. «Nuestra previsión son pérdidas de alrededor de un 30 por ciento, contando que habrá menos bodas este año y que acudirá menos gente», añadió.

Por ahora, la mayoría de proveedores de bodas han pospuesto los enlaces de marzo, abril y mediados de mayo. Siguen en marcha oficialmente las de junio y julio, aunque todo el mundo, empezando por los novios, se mantiene a la expectativa de tener que cambiar de fecha.

Novios y empresas asumen que habrá una reducción de invitados a las bodas