lunes 17.02.2020

El nuevo «impuesto solidario» en Argentina impactará en su sector turístico

El nuevo «impuesto solidario» en Argentina, por el que se grava con un 30% los gastos en divisa extranjera, afectará particularmente al sector turístico y podría dañar la rentabilidad de las rutas aéreas que conectan al país suramericano con el mundo.

El denominado impuesto «para una Argentina inclusiva y solidaria» entró en vigor el pasado 23 de diciembre, como parte de una batería de medidas adoptadas por el nuevo Gobierno del peronista Alberto Fernández para intentar la mejora en las deficitarias cuentas públicas de la tercera economía latinoamericana, en recesión desde 2018.

El nuevo tributo supone un recargo del 30% a todas las operaciones que impliquen la adquisición de moneda extranjera, como la compra de dólares para atesoramiento y la compra de bienes y servicios, incluyendo los gastos en el extranjero con tarjetas y la compra de paquetes turísticos y billetes de avión. Aunque la reglamentación de la medida aún no es del todo clara y hay muchas dudas sobre su aplicación, el sector del turismo se ha mostrado en desacuerdo con el nuevo impuesto, y ha advertido de que impactará negativamente no solo en el turismo emisor sino también en el receptivo, pese a que a la llegada de turistas extranjeros se ve incentivada por un tipo de cambio muy competitivo tras la fuerte depreciación sufrida por el peso argentino en 2019.

El encarecimiento de los viajes al exterior impactará en las agencias de turismo que venden paquetes y billetes para viajar fuera de Argentina y que, en su mayoría, son pequeñas y medianas empresas (pymes).

«Las agencias generan puestos de trabajo y tributan en el país. Éste va a ser un problema serio», dijo a Efe Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo.

El nuevo «impuesto solidario» en Argentina impactará en su sector turístico