sábado 23/10/21

Una pegatina con efectos económicos

Nutriscore es un sistema de etiquetado frontal que consiste en un gráfico con coloración gradual del verde al rojo en cinco niveles. Cada producto destacará el color que le corresponda en función de su contenido en azúcares, grasas saturadas, sal, calorías, fibra y proteínas. Con los colores verdes se marcarán los alimentos más saludables y con los rojos, los de menor calidad nutricional.

Desde la OCU hacen notar que la fórmula para determinar cada color por alimento ha sido desarrollada por un grupo de científicos y que su cálculo es totalmente transparente. Por ello, confían en que es una herramienta que podrá actualizarse en función de los avances avalados en ciencia.

Si bien en primera instancia —hasta que Europa decida lo contrario— se trata de un etiquetado voluntario, si una marca decide usarlo, lo tiene que poner en todos sus productos, no puede elegir dónde ponerlo y dónde no, para así evitar que solo se use cuando sale bien.

Con respecto a las potenciales consecuencias económicas del empleo de este etiquetado, Enrico Frabetti, de la patronal de la alimentación (Fiab), apunta que es difícil de prever, porque será voluntario, aunque sí considera que dada la importancia de las exportaciones del sector, tener una mala calificación no ayudará a vender fuera. La OCU, por su parte, considera que no perjudicará a ningún sector, aunque sí anticipa que los productos con peor Nutriscore, si bien seguirán estando presentes —«ningún producto va a desaparecer», afirman—, lo estarán de forma más esporádica.

Una pegatina con efectos económicos
Comentarios