sábado. 25.06.2022

La precariedad alcanza a la mitad de los trabajadores y golpea al 75% de los jóvenes

Un estudio de CC OO va más allá de la temporalidad e incluye salarios, jornadas atípicas o sobrecualificación
                      Imagen de un carpintero que trabaja en una obra. GUSTAVO AMADOR
Imagen de un carpintero que trabaja en una obra. GUSTAVO AMADOR

El mercado laboral español siempre se ha definido como precario por la alta tasa de temporalidad y es una realidad que la calidad de muchos empleos deja mucho que desear. La dependencia de actividades con poca cualificación y que apenas generan valor añadido favorecen una inestabilidad que va más allá de la falta de contratos indefinidos y que alcanza a nada menos que la mitad de los trabajadores.

Esta es la principal conclusión de un estudio elaborado por expertos universitarios y CC OO y que es uno de los primeros que pone datos a esta situación. En el mismo, los autores dan importancia a la clásica referencia de si un contrato es temporal o indefinido pero añaden otros parámetros como los bajos salarios (los que se sitúan en el entorno de los 1.000 euros) y factores menores como contar con una jornada atípica, hacer horas extra no remuneradas o estar sobrecualificado.

Precario extremo

Las evidencias que arroja el informe que cuenta con la base de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2019 son contundentes al afirmar que el 48% de los asalariados sufren esta precariedad ya sea por contar con las principales variables o la suma de las menores. Dentro de este grupo, un 8% se considera un precario extremo al sufrir la amplia mayoría de las carencias.

El 36% de los asalariados tiene una jornada atípica, un campo amplio que implica trabajar noches, fines de semana o mediante turnos irregulares. El 28% acumula más estudios de los necesarios para su puesto y uno de cada cuatro soporta un contrato temporal o un salario mileurista, lo que directamente le arroja a la precariedad.

Estos patrones se agudizan en el caso de determinados colectivos. Los más desfavorecidos son los jóvenes, cuya tasa alcanza valores tan sangrantes como el 75%. Los inmigrantes (66%) y las mujeres (54%) también están por encima de la media. En Andalucía, Extremadura o Canarias este índice asciende al 60% y se rebaja al 40% en Madrid o Cataluña.

La precariedad laboral global, que incluye desempleados y personas que han desistido de buscar trabajo además de los asalariados inestables, es varios puntos superior. Una de las características reseñadas es que hay población que se mueve entre los grupos al pasar de estar en paro a conseguir un trabajo precario y luego terminar volviendo al desempleo. El ascenso a un puesto de calidad es mucho más complicado.

Para los autores de este estudio se consolida la tesis de que la precariedad en el mercado laboral español es un «fenómeno estructural», arraigado a la economía y con valores siempre en torno al 50%. Existen oscilaciones con la mejora de la economía y las crisis pero los márgenes son estrechos.

Pese a no tener datos cerrados, se considera que la pandemia no ha causado efectos significativos más allá de un leve repunte. Eso sí, queda a años luz de la anterior crisis, que sí produjo un gran salto cualitativo en la inestabilidad. Fomentada, según los autores y el sindicato, por la reforma laboral.

Aparente clima moderado

Precisamente este viernes tiene lugar una nueva reunión entre Ejecutivo, empresarios y sindicatos para abordar los cambios de la reforma laboral. Es el segundo encuentro de esta semana, tras el mantenido el martes por videoconferencia. Las tres partes siguen mostrando públicamente su esperanza de que puedan llegar a un acuerdo, aunque tengan que ceder en sus líneas rojas. La vicepresidenta, Yolanda Díaz, apuntó este jueves que será una reforma «ambiciosa y equilibrada», y que su departamento «se va a dejar la piel» por el consenso.

El nuevo Estatuto de los Trabajadores pasará por que el contrato indefinido sea el ordinario, y el temporal solo se use bajo condiciones «muy concretas». El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, indicó que «si queremos que la CEOE forme parte del acuerdo, necesitamos cambios». Y Unai Sordo, líder de Comisiones Obreras indicó que «hay posibilidades» de alcanzar un pacto tripartito.

La precariedad alcanza a la mitad de los trabajadores y golpea al 75% de los jóvenes