viernes 3/12/21

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, dimitió ayer por sorpresa, «por motivos personales», con efectos a partir del 31 de diciembre, tras permanecer diez años en el cargo, e hizo un recordatorio de la importancia de no ignorar el peligro de la inflación.

El banco central de Alemania (Bundesbank) informó en un comunicado de que Weidmann, de 53 años, pidió ayer al presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, su despido del cargo, que ha ocupado desde mayo de 2011, cuando sustituyó a Axel Weber, quien se oponía a que el Banco Central Europeo (BCE) comprara deuda para afrontar la crisis de endeudamiento soberano en la zona del euro.

«Estoy convencido de que más de diez años son una buena medida de tiempo para abrir otro capítulo, para el Bundesbank, pero también para mí personalmente», escribió Weidmann en una carta de despedida a los empleados de la entidad.

La canciller alemana, Angela Merkel, lamentó la decisión y le agradeció su trabajo en unos años muy difíciles para la política monetaria y presupuestaria del país, según su portavoz, Steffen Seibert.

El ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz, agradeció a Weidmann «su compromiso extraordinario durante los últimos diez años». Scholz, que es candidato a canciller y vicecanciller en el gobierno de coalición con Merkel, destacó que Weidmann «no sólo ha marcado la política monetaria en Alemania y Europa» durante ese tiempo, sino que ha impulsado el desarrollo de los mercados financieros internacionales.

El líder del Partido Liberal (FDP), Christian Lindner, lamentó en Twitter la dimisión y destacó que Weidmann estaba a favor de una política monetaria orientada a la estabilidad.

El presidente del Bundesbank dimite por sorpresa por motivos personales
Comentarios