domingo 25/7/21

El presidente de Iberdrola pide al Gobierno que «deje de dar sustos»

Ribera se lleva la primera reprimenda pública de uno de los ejecutivos del sector eléctrico
Ignacio Galán en una recepción a las deportistas olímpicas y paralímpicas españolas. LUCA PIERGIOVANNI

Una semana después de que entrara en vigor la nueva factura de la luz, con tres tramos horarios distintos, el mismo día en que precisamente los precios marcaron récord del año, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, señaló ayer en el Congreso que está siguiendo «con mucha atención» el comportamiento de estos costes en estos primeros días.

Su departamento pidió el lunes ala Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que siga su impacto y vele «sobre cualquier eventual consideración de consumos cautivos en los tramos puntas». «Por si hubiera algo que en la aplicación diaria en un momento de precios altos, como tenemos hoy, pudiera generar distorsiones injustas con los consumidores», indicó en la Cámara Baja.

Los precios de la luz siguen muy elevados una semana después de la nueva factura por tramos, incrementándose en un 42%, de media, sobre los registrados hace un año, cuando la economía comenzaba a salir del desconfinamiento. El alto coste de las materias primas en los mercados internacionales, unido al repunte del CO2 y la mayor demanda, generan el cóctel perfecto para elevar los precios del mercado eléctrico. Para hoy, el coste de producir electricidad vuelve a repuntar y superará los 83 euros por megavatio/hora, un precio superior al de los cinco últimos días, en una escalada que parece no tener fin, por ahora.

Ayer, Ribera se ha llevado la primera reprimenda pública de uno de los ejecutivos del sector. El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, pidió al Ejecutivo que no de «sustos» con este tipo de cambios normativos. «Sabemos lo que tenemos que hacer, el objetivo, y tenemos las herramientas. Tenemos que avanzar unos al lado de otros. No unos contra otros. Sin sustos, con planificación, y con consenso y diálogo», ha indicado en un foro económico».

Galán rechazó «cargas inesperadas» que quiere aplicar el Gobierno sobre instalaciones nucleares, hidráulicas y eólicas previas a 2005 basándose en el argumento «falso» de que reciben beneficios caídos del cielo y de ya están amortizadas. «No es cierto», subrayó Galán, quien reclamó «seguridad jurídica y certidumbre» para invertir. El presidente de Iberdrola dejó claro que estas instalaciones en muchos casos están en pérdidas y lejos de estar amortizadas. «Decir lo contrario es faltar a la verdad. Ahí están las cuentas en el Registro Mercantil», dijo.

«En situaciones coyunturales no se pueden tomar decisiones estructurales», manifestó el directivo, quien no obstante mostró su confianza en el compromiso manifestado por la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, —«a quien valoro y he apoyado en muchas ocasiones», dijo— de que a lo largo de la tramitación parlamentaria y a través del dialogo se llegue a una solución alineada con el marco jurídico, que dé certidumbre a las inversiones para alcanzar los objetivos marcados.

Ribera se mostró ayer sorprendida de que el PP critique una medida como el anteproyecto de ley del dividendo de carbono, cuando hace apenas 10 días en una enmienda en el Congreso instaba a presentar en el plazo de tres meses un proyecto de ley de minoración de los beneficios caídos del cielo en el sector eléctrico.

El presidente de Iberdrola pide al Gobierno que «deje de dar sustos»
Comentarios