jueves 26/5/22

La rebaja en la factura eléctrica que el Gobierno espera habilitar con el límite al precio del gas en el mercado ibérico no será viable desde un punto de vista práctico, al menos hasta el próximo mes de junio. Los ciclos de facturación de las comercializadoras reflejarán a partir de ese momento el tope al gas, su traslado al mercado diario energético (el ‘pool’), y, por tanto, al consumo que realicen los hogares y finalmente al recibo que les remitan sus compañías.

Ese será el calendario si el proceso por el que la «excepcionalidad ibérica» planteada a Europa por España y Portugal logra el aval de Bruselas. Porque aún no está claro que lo haga, o al menos que así sea en las condiciones planteadas a la Comisión por los dos países: un tope de 30 euros/MWh para el gas, que podría hacer caer el ‘pool’ eléctrico hasta los 100 euros/MWh, prácticamente la mitad que ahora. Las palabras que este jueves pronunció en Cáceres la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, han dejado claro que las «tres o cuatro semanas» previstas para el permiso de la UE a la propuesta hispano-lusa puede demorarse hasta el próximo mes.

Ayer, Ribera indicó que su departamento está trabajando para que «a principios de mayo» pueda estar «aprobado y aplicado ya» el acuerdo alcanzado por los gobiernos español y portugués en el seno del Consejo Europeo. «Nuestra intención, nuestra expectativa, nuestra convicción es que, porque además así lo entiende también la Comisión Europea, a principios de mayo podamos tener esto aprobado y aplicado ya en nuestro país y en Portugal», ha expresado la vicepresidenta.

Sin embargo, Bruselas sigue estudiando la propuesta y aunando los intereses de otros países, sobre todo Alemania, nada proclives a esta excepción en un mercado como el eléctrico, de ámbito comunitario.

El recibo de la luz tendrá que esperar hasta junio para notar el tope al gas
Comentarios