sábado 28/5/22

Repsol ha obtenido un beneficio neto de 1.392 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone incrementar su resultado un 115% con respecto a los 648 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Este aumento se debe fundamentalmente al incremento en el precio de los hidrocarburos, que en marzo escalaron a máximos que no se veían desde mediados de 2008.

El repunte de los precios en combustibles, que ya comenzó a mediados de 2021 por la recuperación tras la crisis del coronavirus, y que se ha visto incrementado ahora por la tensión en la guerra de Ucrania, ha llegado a impulsar al barril de Brent a una media de 102 dólares entre enero y marzo, con picos de hasta 130 dólares, frente a los 61 dólares por barril de un año antes.

De esta forma, el resultado neto ajustado del grupo, que mide específicamente la marcha de los negocios, alcanzó los 1.056 millones de euros en el primer trimestre de 2022, frente a los 471 millones de euros del mismo periodo de 2021, impulsado por el comportamiento del área de Exploración y Producción.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, apuntó ayer que estos resultados «demuestran la fortaleza» del modelo de negocio integrado del grupo y «la acertada senda» de su plan estratégico. «En 2022 vamos a continuar avanzando en nuestra transformación y en nuestros objetivos de descarbonización, aportando valor a nuestros accionistas y demostrando responsabilidad a la hora de suministrar energía a los clientes», añadió.

El flujo de caja operativo de la compañía se situó a marzo en 1.091 millones de euros, por encima también del registrado en el primer trimestre de 2021. Excluyendo el fondo de maniobra, este número se incrementa hasta los 3.064 millones de euros, con una subida 1.437 millones respecto a la cifra comparable del mismo periodo del año anterior.

Repsol duplica sus ganancias hasta 1.392 millones por el alza del crudo
Comentarios