jueves. 30.06.2022

Repsol registró unas pérdidas netas de 2.484 millones de euros en el primer semestre tras apuntarse unos impactos de 2.673 millones por la pandemia en la valoración de sus inventarios y por la revisión en su hipótesis de precios futuros del crudo y del gas y el ajuste del valor de sus activos de ‘Upstream’ (Exploración y Producción), según informó este jueves la compañía.

La situación sin precedentes provocada por el coronavirus ha llevado a un desplome histórico de los precios del crudo y del gas, ha tenido un impacto negativo de 1.088 millones en los inventarios de la compañía. En este complicado entorno, el resultado neto ajustado de la petrolera, que mide específicamente el desempeño de los negocios, ascendió a 189 millones.

En su plan a medio plazo incluye como objetivo que la deuda neta del grupo no se incremente en 2020, si bien, la redujo en el último trimestre hasta los 3.987 millones , cerca de 500 millones menos del 31 de marzo. Asimismo, a cierre de junio, Repsol contaba con una posición de liquidez de 9.762 millones, que cubre en 2,43 veces los vencimientos a corto plazo.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, reiteró en una conferencia con analistas el compromiso de la compañía con la remuneración a sus accionistas, incluso en el actual entorno, y aseguró que será «una de las prioridades» en el nuevo plan estratégico 2021-2025 que lanzarán en noviembre.

Repsol perdió 2.484 millones hasta junio lastrada por la pandemia