miércoles 8/12/21

La revisión de las normas fiscales de la UE pilla a España con una deuda de 1,4 billones

Bruselas defiende que la vuelta en 2023 al Pacto de Estabilidad se haga de modo gradual

¿Cómo se puede reducir la ingente deuda pública manteniendo un nivel de inversión que garantice el crecimiento sostenible? Es la gran pregunta a la que la Unión Europea tiene que encontrar respuesta antes de regresar en 2023 a ese territorio controlado de normas fiscales que la pandemia obligó a abandonar.

El debate público que Bruselas ha abierto esta semana, y que debería ofrecer resultados en forma de orientaciones en el primer trimestre del próximo año, promete ser complejo desde el punto de vista técnico y tan sensible en lo político que arrecia ya un nuevo choque entre los ‘frugales’ y el Sur. Entre quienes abanderan la austeridad y los que, como España, tuvieron que enfrentarse al envite de la todavía gran crisis global (la más grave desde la Segunda Guerra Mundial) sin haber levantado aún la cabeza de la recesión de 2008. La covid-19 ha dejado una deuda pública media en la UE que se sitúa en el 92,9% del PIB y que escala al 100,2% entre los 19 Estados que comparten el euro. Registros disparados que en la fotografía por países ofrece divergencias notables. En la parte alta, Grecia (209,3%), Italia (160%), Portugal (137,2%), Chipre (125,7%), España (122,8% y 1,42 billones en números rojos), Bélgica (118,6%) y Francia (118%). En la baja, Luxemburgo (28,1%), Bulgaria (25,1%) y Estonia (18,5%).

La afección es general. Incluso el motor de Europa, Alemania, ha visto cómo crecía su deuda del 59,70% en el último ejercicio previo a la pandemia al 71,10% en el primer trimestre de este año. Así que con este panorama lo primero que ya se dará por extinguido en el futuro Pacto de Estabilidad y Crecimiento es la imposición de que la deuda pública se mantenga por debajo del 60% del PIB. Requerirá un nuevo reajuste en forma y fondo que, de momento, no se concreta.

Otra cosa es ese ratio tope del déficit del 3%. «Ha demostrado su valor», aseguraba recientemente Klaus Regling, máximo responsable de la gestión del fondo de rescate europeo. El déficit también está disparado.

Y mucho en España. En julio el Gobierno preveía cerrar este 2021 con un 8,4% y esperaba un 5% para 2022; dos puntos por encima del techo europeo (si finalmente se mantiene ese 3%).

Descartado el ‘austericidio’ Lo evidente es que, hoy por hoy, forzar medidas de ‘austericidio’ como las de crisis precedentes carece de sentido. «Tenemos que abordar la situación de una forma inteligente: de una manera gradual, sostenida y favorable al crecimiento», insistía el vicepresidente de la Comisión. En los próximos meses se buscará el máximo consenso posible para poder montar el puzle de un nuevo pacto que garantice «unas finanzas públicas sostenibles».

La revisión de las normas fiscales de la UE pilla a España con una deuda de 1,4 billones
Comentarios