domingo 22/5/22
                      Pedro Sánchez, ayer, en un encuentro con jubilados para explicar la reforma. KIKO HUESCA
Pedro Sánchez, ayer, en un encuentro con jubilados para explicar la reforma. KIKO HUESCA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que el Ejecutivo «va a estar vigilante» ante las medidas que tome el sector bancario para garantizar la inclusión financiera de las personas mayores de 65 años, tras las quejas recibidas por parte de este grupo de población por la progresiva desaparición de la atención presencial en las sucursales.

En un encuentro con jubilados celebrado en Alcalá de Henares, Sánchez recordó que la vicepresidenta primera Nadia Calviño, ya ha tratado este tema con la Asociación Española de Banca (AEB) para «alertar del deterioro en el servicio del sector financiero» a los mayores.

«Esto es algo que hemos planteado al sector financiero y se han comprometido a mejorar ese servicio y esa atención al cliente. Vamos a estar vigilantes y ese servicio lo tenéis», ha respondido el presidente a una de las preguntas de los asistentes.

El presidente del Gobierno recodó también que la escasez de sucursales bancarias es un problema que se repite tanto en el medio rural como en las grandes ciudades.

Por otro lado, Sánchez dijo que las previsiones son «volver a llenar la hucha de las pensiones» hasta los 30.000 millones de euros en diez años, al tiempo que aseguró que el sistema «tiene presente y futuro».

Según el presidente, que respondió a algunas preguntas de los jubilados presentes en el acto, el Gobierno «siempre ha creído que era importante recomponer consensos rotos» por el PP, que situaba la sostenibilidad de las pensiones en el «recorte sistemático de las jubilaciones presentes y futuras» y generó «incertidumbre entre nuestros mayores».

«La reforma de la Seguridad Social es una enmienda a la totalidad a ese planteamiento y garantizar por ley la revalorización de las pensiones, no como decisión política, sino por ley conforme al IPC», afirmó Sánchez, que apuntó que el objetivo es «volver a llenar la hucha de las pensiones, con un poquito que aumente la cotización de los trabajadores y los empresarios».

El presidente dijo que el hecho de que en 2021 la Seguridad Social haya recaudado 132.000 millones de euros, según los datos de la encuesta de población activa (EPA), supone que, según las previsiones del Gobierno, registre un déficit del 1% y en 2022 del 0,5 %, «prácticamente de equilibrio presupuestario».

Con esta reforma, se garantiza, según Sánchez, un sistema de la Seguridad Social «claro y transparente, que se conozca de antemano», y ofrecer «predictibilidad», además de recuperar un consenso social «roto» por el anterior Gobierno del PP.

En esta línea, afirmó Sánchez que no se puede cargar a la Seguridad Social «gastos impropios» para que estén «a las espaldas del Estado y no de la Seguridad Social», una de las principales demandas de los pensionistas.

Sánchez advierte a los bancos sobre la atención a las personas mayores
Comentarios