miércoles 5/8/20
Economía

En el segundo semestre se perderán 1,2 millones de empleos

Fedea estima que la tasa de paro efectiva se ha reducido hasta el 31% al cierre de junio gracias a la reincorporación de más de un millón de trabajadores afectados por un Erte
La vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño. FERNANDO ALVARADO
La vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño. FERNANDO ALVARADO

Al mercado laboral todavía le espera un duro golpe por la pandemia del coronavirus. Lo peor podría no haber pasado (esos 900.000 puestos destruidos) si se cumple lo que pronostica ahora la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Según una nueva edición de su boletín de seguimiento de los aspectos económicos de esta crisis publicado este miércoles, en el segundo semestre del año se perderán en torno a 1,25 millones de empleos, y eso en el mejor de los escenarios, si no se produce un empeoramiento de la situación sanitaria en otoño.

En cualquier caso, avisa de que la evolución del mercado de trabajo en los próximos meses dependerá sobre todo de cómo evolucionen las tasas de reincorporación de los trabajadores protegidos por expedientes de regulación temporal de empleo (Erte).

"Gran parte de las empresas que siguen con Erte están en actividades que suelen tener un comportamiento negativo del empleo en la segunda parte del año", advierte la fundación. En este sentido, destaca que parte de este ajuste ya se ha producido en meses anteriores con la congelación de las contrataciones, pero muestra su preocupación por que "una fracción importante de estas empresas tenga que realizar nuevos ajustes cuando finalice la vigencia de estos expedientes".

Fedea, por otra parte, se pone del lado de patronal y sindicatos y critica al Gobierno por haber aprobado una prórroga solo hasta septiembre y no haber establecido "una estrategia clara a más largo plazo", que recogiese "explícitamente" la posibilidad de desafectar y reafectar trabajadores a estos Erte en función de la evolución de la actividad de cada empresa.

Considera que "el principal problema es que el Gobierno sigue sin dar una salida razonable a las empresas cuya situación económica o perspectivas futuras se han deteriorado de tal manera que la reincorporación de toda su plantilla no resulta viable". La vía del despido procedente por causas derivadas de la crisis de la Covid-19 sigue cerrada y las empresas que no cumplan con el compromiso de mantenimiento del empleo por seis meses tendrán que devolver todas las exoneraciones de las cuotas sociales, salvo que estén al borde del concurso de acreedores, momento en el que podría ser ya demasiado tarde para resolver la situación, señala este informe.

Necesidad de estímulos

 

Pese a que admite que comienza a observarse una "cierta recuperación de la actividad y el empleo", recalca que sigue manteniéndose todavía en niveles extremadamente bajos. Así, gracias fundamentalmente a la reincorporación a sus puestos de trabajo de más de un millón de trabajadores afectados por Erte, la tasa de paro efectiva, que incluye el paro registrado, los trabajadores afectados por Etre y los beneficiarios de la prestación extraordinaria por cese de actividad, se ha reducido en cinco puntos, pero aún así se sitúa en el 31% al cierre de junio, un nivel preocupante, y la estimación de algunos organismos es que el desempleo termine el año por encima del 20%.

A su vez destaca que el número de contratos creció en junio un 36% y el gasto final de los consumidores por medios electrónicos, que llegó a caer un 60% hacia mediados de abril, ha regresado a la normalidad a finales de junio.

Por ello, Fedea considera que en la nueva etapa de reactivación se deben ir reduciendo de manera "gradual" las medidas extraordinarias de protección a trabajadores y empresas pero a su vez aboga por introducir al mismo tiempo estímulos que contribuyan a la vuelta a la actividad. También apuesta por establecer mecanismos que ayuden a evitar el cierre de empresas viables "sin obstaculizar la necesaria reasignación de recursos hacia las actividades y empresas con mejores perspectivas".

En el segundo semestre se perderán 1,2 millones de empleos