jueves. 02.02.2023
varapalo a la economía europea

Standard and Poor's rebaja la calificación de España y Francia

La pérdida de la triple A francesa amenaza la viabilidad del fondo de rescate de la UE

La nota soberana de la deuda de Francia y España y de varios países de la zona euro ha sido rebajada por la agencia Standard & Poor's, mientras que Alemania y los Países Bajos conservan su triple A. Francia pierde la triple A, mientras que España, Portugal e Italia bajan dos tramos en su calificación. La nota de la deuda española cae dos niveles hasta A y la de Italia se queda en BB+. La de Portugal pasa de BBB- a BB.

La agencia ha informado de su decisión a los gobiernos afectados. Standard amenazaba con rebajar desde el 5 de diciembre la nota a 15 estados de la zona euro, entre ellos algunos de los que cuentan con la máxima calificación. Alemania, Luxemburgo y Holanda se han salvado de la rebaja.

La pérdida de la máxima calificación crediticia de Francia y Austria puede llegar a poner en peligro la supervivencia del actual fondo de rescate de 440.000 millones de la UE para países endeudados, que no cuenta con capital propio sino que se basa en las garantías de los países de la eurozona para captar fondos en los mercados. El denominado fondo europeo de estabilidad financiera (FEEF) ha sido calificado con la máxima nota por las tres grandes agencias de ráting gracias a la triple A que ostentaban Alemania, Francia, Austria, Países Bajos, Luxemburgo y Finlandia. Ello le permite captar fondos a bajo precio para luego prestarlos a Irlanda, Portugal y, cuando se concrete el segundo rescate, a Grecia.

Amenaza al FEEF

La rebaja de la nota de Francia y Austria supone con casi toda seguridad la degradación también del FEEF, lo que encarecerá sus costes de financiación y cuestionará los rescates en marcha. Así, si los países de la eurozona quisieran mantener la triple A del fondo sin aumentar las garantías tendrían que reducir considerablemente su capacidad de préstamo, con lo que no quedarían fondos suficientes en caso de que España pidiera ayuda para sus bancos o de que Italia necesitara asistencia.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ya avisó en diciembre de que "las consecuencias de que Francia pierda la triple A para el fondo europeo de estabilidad financiera" constituyen "una cuestión importante". "Estamos trabajando activamente en todos los posibles escenarios, y no sólo en éste de Francia", explicó Draghi en una comparecencia en la Eurocámara. A su juicio, la "mejor respuesta" debe ser "acelerar" la puesta en marcha del fondo de rescate permanente, el denominado mecanismo europeo de estabilidad (MEDE). "Y la recapitalización del MEDE también debería acelerarse", ha sostenido.

Reforzar los cortafuegos

A diferencia del actual mecanismo de rescate, el fondo permanente contará con capital desembolsado por valor de 80.000 millones, lo que le permitirá mantener con más facilidad la máxima calificación crediticia. Los líderes europeos se han comprometido a adelantar al 1 de julio de este año la puesta en marcha del MEDE (en lugar de junio del 2013 como estaba previsto). Además, en marzo revisarán la dotación de 500.000 millones de euros de este mecanismo, aunque la cancillera alemana, Angela Merkel, ya se ha negado en varias ocasiones a aumentarla. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, pidió este jueves "hacer más" para reforzar los cortafuegos financieros de la UE contra la crisis de deuda, haciéndose eco de la preocupación del primer ministro italiano, Mario Monti. Además de los dos fondos de rescate, los países de la eurozona han acordado prestar 150.000 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI) para combatir la crisis.

Standard and Poor's rebaja la calificación de España y Francia
Comentarios