domingo 05.07.2020

Los sueldos de los líderes del Ibex se topan con la realidad de la crisis

A pesar de la llamada a la disciplina de la CNM, los ejecutivos se lo reducen menos que las pérdidas
La Bolsa española, durante una sesión en plena crisis del coronavirus. ALTEA TEJIDO
La Bolsa española, durante una sesión en plena crisis del coronavirus. ALTEA TEJIDO

Los salarios de los grandes ejecutivos de las cotizadas españolas no pudieron sucumbir el año pasado a la importante sangría de beneficios registrada en una buena parte de las firmas que componen el Ibex-35. Pero cayeron a su propio ritmo: el conjunto de las remuneraciones de los presidentes y consejeros delegados del índice (34, sin contar con los de ArcelorMittal, cuyas cuentas se presentan en el mercado bursátil de Holanda) supuso un desembolso de 129 millones de euros. De media, unos 3,7 millones por cabeza. Es un 28% menos respecto a lo que cobraron el año anterior. Pero ese descenso fue inferior al desplome de los beneficios de las empresas que gestionan, cuyo retroceso fue del 36%.

Esta brecha entre el camino que recorren los sueldos de los ejecutivos y el de los resultados de las empresas en las que están al frente no es una excepción de 2019. Ni cuando las cuentas avanzan, ni cuando empeoran, en términos generales, con excepciones. Sin embargo, la crisis provocada por el coronavirus ha empezado a mover algunos pilares de estos sistemas de retribución tan complejos con todo tipo de partidas fijas, variables, pensiones, dietas y un abanico de conceptos contables que se remiten cada año a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

UN BUEN GOBIERNO

El presidente del supervisor bursátil, Sebastián Albella, apelaba esta semana a la importancia del buen gobierno corporativo en un escenario como el actual, fuertemente impactado por la pandemia sanitaria y la parálisis de toda la economía durante, por ahora, los dos últimos meses.

Albella ha apuntado que esta crisis ha reforzado la sensibilidad del organismo en relación a las remuneraciones de los consejeros. De hecho, la CNMV trabaja en un análisis sobre en qué medida las prácticas retributivas de los negocios con capital difundido (con el accionariado muy repartido) están al nivel de las de las que tienen socios de control implicados en la gestión. Parece que en estas últimas «hay más disciplina» y «moderación», indica.

La cuestión de los bonus (la parte variable de la remuneración total que percibe cada uno de ellos) es la que ha levantado más suspicacias en el supervisor. De media, de todo el sueldo que ganaron los ejecutivos del Ibex el año pasado, un 38% estuvo condicionado a esos bonus y la mayoría, a corto plazo, en contra de los criterios de buen gobierno corporativo que abogan por una implicación remuneratoria que implique un compromiso a más largo plazo con la empresa. El 62% restante se divide entre sueldo propiamente dicho o aportaciones a planes de previsión de jubilación.

Los sueldos de los líderes del Ibex se topan con la realidad de la crisis