jueves 26/5/22
                      La asociación de supermercados pide ayudas para evitar un frenazo del consumo. JULIAN STRATENSCHULTE
La asociación de supermercados pide ayudas para evitar un frenazo del consumo. JULIAN STRATENSCHULTE

Con las tasas de inflación más altas registradas en los últimos 30 años (en marzo en el 9,8% y abril en 8,4%, según datos del INE), los supermercados reclaman al Gobierno medidas urgentes para frenar las subidas de precios. Asedas, la asociación que representa a marcas como Lidl, Mercadona, Dia o Ahorra Más, pide al Ejecutivo que rebaje el IVA de los productos de alimentación ante la situación de inflación y que no se desplome el consumo.

Ya en el primer trimestre del año, el consumo de las familias se hundió un 3,7%, según datos del INE, y la situación podría ir a peor. «Nuestra máxima preocupación es el impacto que esto va a tener en los consumidores, golpeados aún por los efectos de la pandemia», denuncian en el documento que la asociación ha hecho llegar esta semana al Gobierno. En el texto argumentan que el Ejecutivo debe «asumir parte del esfuerzo» mediante rebajas de impuestos de los productos básicos.

Además, en materia fiscal piden la reducción «inmediata» del coste regulatorio que soportan, por ejemplo, en temas medioambientales como los envases de plástico o la instalación de cargadores eléctricos, medidas que «se pueden aplazar» para que no impacten en los grandes gastos que están soportando en estos momentos. También piden poner en marcha una moratoria en la aplicación de tasas como la hídrica o la de los gases fluorados.

Asedas, que agrupa a más de 20 cadenas de supermercados con un total de 19.000 tiendas, denuncia que se han duplicado sus costes, sobre todo porque la luz ya supone su principal gasto mensual. Por ello, piden que se aplique cuanto antes el nuevo sistema de tope del gas aprobado por el Gobierno y desarrollar el concepto de ‘gran consumidor esencial’ para permitir el acceso a contratos más flexibles y ventajosos con las eléctricas.

Lamentan que aunque el peso del coste energético es altísimo para los supermercados, su porcentaje sobre el total de gastos no les permite acceder a la consideración de sector electrointensivo y beneficiarse de sus descuentos. «En al actual situación de incremento exponencial de los precios de la electricidad mucha de nuestras empresas ven realmente comprometida su sostenibilidad o la viabilidad de sus negocios a corto y medio plazo», reclaman en el documento.

Piden también que se suspenda o limite temporalmente los impuestos ligados a las emisiones contaminantes y que se apoye «de manera urgente» con fondos europeos las posibilidades del sector para la instalación de plantas de energías renovables en sus instalaciones logísticas o comerciales.

Los súper piden reducir el IVA de los alimentos para bajar los precios
Comentarios