domingo 22/5/22

Mientras Rusia suministre el 10-25% del total de petróleo, gas y exportaciones de carbón a nivel mundial, especialmente a Europa, tiene capacidad de coacción. Por ello, la guerra en Ucrania ha supuesto un shock para muchos países que han visto la necesidad de acelerar la transición energética y crear un sistema energético alternativo que dependa más del sol, del viento y de reactores nucleares. Pero que nadie se lleve a engaño, este nuevo sistema no estaría exento de crisis energética y autocracias.

Una de las preguntas a resolver es cómo de rápido se puede un país desprender de la dependencia de los combustibles fósiles. La nueva estrategia energética anunciada por la UE prevé la independencia total de Rusia en 2030, en parte encontrando nuevos proveedores de gas y doblando el aporte de las renovables, pero también volviendo a poner sobre la mesa la energía nuclear.

La transición energética empieza a urgir
Comentarios