lunes. 15.08.2022

Uber se desvincula de sí misma tras salir a la luz los documentos que demuestran prácticas muy cuestionables durante años como haber aprovechado el conflicto con los taxistas para conseguir concesiones de las autoridades de decenas de capitales europeas para instaurar su modelo.

Los más de 124.000 documentos que componen los ‘Uber Files’ —fechados entre 2013 y 2017— que ha filtrado el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación indican que la compañía dirigida entonces por Travis Kalanick se dedicaba a hacer ‘lobby’ en las más altas esferas cortejando a presidentes, primeros ministros, oligarcas y magnates de los medios de comunicación para lograr penetrar en las principales ciudades de todo el mundo incumpliendo la normativa.

Ante estas duras acusaciones, la compañía aseguró ayer que no son los mismos, ya que en 2017 con la salida de Kalanick hicieron una «profunda investigación» que llevó al despido de varios ejecutivos. «El 90% de los empleados actuales de Uber llegaron a la compañía tras la incorporación de Dara como CEO (en el año 2017», alegan en un comunicado.

En España, «las regulaciones del Gobierno limitaron nuestra capacidad para operar en España», sostiene la compañía.

Este jarro de agua fría para Uber es todo un reconocimiento para el sector del taxi, que se sienten satisfechos porque «ha quedado demostrado que Uber lleva a cabo prácticas de organización criminal y mafiosas». Así de contundente fue Tito Álvarez, fundador de Élite Taxi, una de las organizaciones que más se ha enfrentado a la compañía desde que aterrizó en Barcelona. Además, aseguran que aunque desde 2017 «se han lavado un poco la cara», tienen claro que «lo siguen haciendo».

Uber reconoce sus prácticas mafiosas pero alega: «Hoy somos otra empresa»
Comentarios