miércoles. 17.08.2022

La UE admite el racionamiento de gas según la realidad de cada país

El plan europeo contempla excepciones para aplacar a países como España y Portugal
                      Una planta de gas en Alemania. ASCHA STEINBACH
Una planta de gas en Alemania. ASCHA STEINBACH

Los ministros de Energía de los países de la UE debatirán hoy el plan de Bruselas para ahorrar gas de cara al invierno ante un posible corte de suministro por parte de Rusia. Una eventualidad más cercana desde este lunes, cuando el gigante ruso Gazprom anunció que reducirá ya mañana el flujo con Alemania a través del gasoducto Nord Stream a solo el 20% de su capacidad alegando problemas técnicos, fallo que Berlín considera un simple pretexto. La iniciativa, que propone reducciones voluntarias del consumo del 15%, necesita de una mayoría cualificada -15 estados- para salir adelante. Con la oposición de España, Portugal, Grecia, Italia, Irlanda, Malta y Chipre a la propuesta original, se espera una negociación intensa. La solución, según fuentes diplomáticas, consistiría en adaptar las exigencias de racionamiento a las realidades de cada socio y dejar en manos de ellos, y no de la Comisión Europea, la capacidad para declarar una situación de emergencia energética.

El planteamiento inicial de la UEa tiene una visión macroeconómica: reducir el consumo para acelerar el llenado de las reservas estratégicas y bajar el precio del gas. La iniciativa ‘Ahorra gas para un invierno seguro’ contempla una reducción del 15% de todos los países —sea cual sea su dependencia de Rusia—, aunque admite excepciones, a evaluar por la Comisión, en las que ese porcentaje puede bajar al 10%.

Los estados, sin embargo, apuestan por hacer un plan «a medida», que tenga en cuenta las particularidades de los Veintisiete. En ello trabajan desde el pasado miércoles, día en el que la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, presentó el plan. La idea es que el documento contemple aspectos como las interconexiones de cada país, su capacidad de almacenamiento y situaciones específicas como las sequías, que afectan a la generación de electricidad a través de plantas hidroeléctricas.

Contraoferta española La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, acude a la reunión de hoy con una contraoferta en la que España se compromete a exportar todo el gas posible al resto de la UE a cambio de evitar los racionamientos. Quiere aprovechar su posición como ‘hub’ de gas natural licuado (GNL) para exportar esta energía a través de los dos pequeños gasoductos que le unen con Francia por País Vasco y Navarra, de buques metaneros o, directamente, convertida en electricidad.

La UE admite el racionamiento de gas según la realidad de cada país