miércoles. 29.06.2022

La cumbre de líderes europeos, que se celebra mañana y el viernes en Bruselas, tratará de buscar soluciones a las consecuencias que está teniendo la guerra en Ucrania.

La escalada del precio de la luz es una de las más urgentes, por los problemas que está generando en empresas, en el sector industrial, en el pesquero y en miles de hogares. Y este punto, será uno de los más importantes del encuentro en la capital belga.

Ya en Versalles, los dirigentes de la UE acordaron eliminar gradualmente la dependencia de las importaciones de gas, petróleo y gas ruso, causante de la escalada de precios de la electricidad.

Según detalla la agenda de la cumbre, la Comisión Europea «sentará las bases» del debate con la presentación de opciones «permitan garantizar unos precios asequibles y la seguridad del suministro». Y, entre ellas, estará sobre la mesa la propuesta española para desacoplar el precio del gas del de la luz.

La medida, tiene pocas opciones de salir adelante debido a la oposición de países como Alemania y Países Bajos, muy dependientes del gas de Moscú. La gira europea del presidente español Pedro Sánchez tampoco ha logrado recabar los apoyos necesarios para abordar una reforma del mercado eléctrico europeo, que requeriría unanimidad o consenso dentro el Consejo Europeo.

Ayer, Pedro Sánchez volvió a presionar a Bruselas al asegurar en una entrevista al ‘Financial Times’ que «si la UE no nos da herramientas para responder a esta emergencia energética será difícil, no sólo para España sino para todos los Estados miembros, soportar el enorme coste económico» de la crisis.

El Consejo Europeo trazará el camino a seguir para lograr una economía más sólida e independiente. Para ello, Europa debe reducir su dependencias estratégicas como las principales materias primas, los semiconductores, el ámbito digital y los alimentos. La invasión rusa de Ucrania ha cortado el suministro de trigo y maíz, entre otros, lo que ha obligado a la UE a buscar proveedores alternativos en México y Argentina, con costes más elevados.

El refuerzo del mercado único y su resiliencia será otro de los puntos que tratarán los líderes europeos. A pesar de que la guerra no ha hecho «descarrilar» la recuperación económica iniciada tras la pandemia, los organismos comunitarios prevén una «desaceleración» en la UE, por lo que se mantendrán los estímulos fiscales este año.

La UE busca otra fórmula al margen de la propuesta española