sábado. 25.06.2022

La UE ignora la propuesta española para frenar el precio de la energía

Sánchez presionará para que España y Portugal puedan aplicar medidas urgentes sin acuerdo
                      El presidente de Austria con Ursula von der Leyen. GEERT VANDEN WIJNGAERT
El presidente de Austria con Ursula von der Leyen. GEERT VANDEN WIJNGAERT

La Comisión Europea llevará varias propuestas para frenar el precio de la energía a la cumbre europea que se celebra hoy y mañana en Bruselas. Sobre la mesa está la posibilidad de establecer un precio máximo para la electricidad, la reducción de impuestos a la energía y la compra conjunta de los Estados, pero no la propuesta española para desvincular el precio del gas de la tarifa de la luz, una medida que defiende también Portugal.

El Ejecutivo comunitario señaló, en una comunicación publicada ayer, que Europa debe tomar «decisiones urgentes» para paliar los efectos que la invasión rusa está teniendo en la factura eléctrica. Varios Estados, entre ellos Francia, ya han anunciado medidas para paliar el efecto del gas en los costes de empresas y hogares y España ha pedido «soluciones europeas» a este problema. Bruselas planteará varias opciones a los líderes comunitarios. La propuesta contiene medidas regulatorias como la posibilidad de fijar un precio máximo para la comercialización de la energía en Europa, de modo que fuera más alto que los costes de producción pero más reducido que el precio de mercado.

La UE también sopesa medidas fiscales como ayudas económicas a las generadoras de electricidad. La idea es asignar a estas compañías medidas compensatorias por los altos precios de los combustibles fósiles, de forma que puedan cubrir la diferencia entre los costes de generación y los precios de referencia.

mismo documento propone, además, la creación de una entidad para compras conjuntas de energía a nivel europeo, la reducción de los impuestos a la energía y el despliegue de ayudas estatales de carácter temporal. Toda intervención en el mercado eléctrico tiene, sin embargo, consecuencias negativas. La UE prevé que sus acciones para paliar la escalada de precios provocarán una distorsión del mercado y de la competencia y acarrearán un gran coste fiscal. Para financiar parte de estas medidas, la Comisión propone que las autoridades nacionales puedan establecer un gravamen sobre los beneficios extraordinarios de las eléctricas y usar estos ingresos para conceder ayudas a los consumidores más vulnerables.

El debate energético será uno de los más importantes del encuentro europeo, con los países muy divididos sobre qué medidas tomar. España y Portugal volverán a poner sobre la mesa la idea de desacoplar el precio del gas -disparado desde la invasión- del de la energía. Esta posibilidad, sin embargo, está lejos de lograr un consenso y choca con el ‘no’ rotundo de Alemania y Países Bajos que, debido a su gran dependencia del gas ruso, se niegan a tomar cualquier medida de este tipo.

La cumbre llega tras una intensa gira del presidente español Pedro Sánchez, en la que se ha reunido de forma presencial o por videoconferencia con diez jefes de gobierno para sumar apoyos a su propuesta. Ante la posibilidad de que no se adopte ninguna medida tras el encuentro, fuentes oficiales de la delegación española apuntan a que Sánchez reclamará que España y Portugal puedan actuar para frenar el alza de la energía sin necesidad de que lo hagan todos los socios.

Lo que tienen claro todos los Estados miembro es que Europa debe reducir su dependencia energética de Moscú.

La UE ignora la propuesta española para frenar el precio de la energía