domingo 28/2/21

La UE mantendrá la barra libre de dinero para ayudas todo 2021

Bruselas cifra en 4,2 billones el impacto de sus medidas contra la covid, más del 30% del PIB
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. JULIEN WARNAND

No hay una fecha que marque con precisión quirúrgica el momento en el que la Comisión Europea asumió que tendría que mantener abierta la barra libre del gasto también en 2021. Durante la primera sacudida del coronavirus, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, se mostraba reacio a concretar cuándo se retomaría el debate para restablecer las normas del pacto de estabilidad y crecimiento.

Y con la segunda ya ha dejado claro no sólo que ese momento aún no ha llegado, sino que tardará en llegar. De hecho, los presupuestos nacionales del próximo ejercicio se construyen bajo la premisa de que las reglas de déficit y endeudamiento seguirán diluidas. El mensaje es claro: medidas fiscales expansivas elegidas «con cuidado», pero orientadas a impulsar «el crecimiento» en un contexto postpandemia.

La ‘cláusula de escape’ es como se conoce a este mecanismo de liberación para los Estados. A diferencia de lo sucedido en la anterior crisis, con la pandemia se les anima a proyectar sus políticas ignorando un techo de déficit del 3% y un endeudamiento en el entorno del 60% del PIB.

Fue el primer botón que pulsó el Ejecutivo de Ursula von der Leyen para atenuar los efectos de la pandemia. Y cumplido el primer año de su mandato, parece claro que será uno de los últimos en desactivarse para conseguir una evolución postcoronavirus con trazo de raíz cuadrada: consumado el gran desplome, con rebote parcial y recuperación lenta aunque sostenible.

Un efecto de 575.000 millones

Fue el 20 de marzo cuando la Comisión Europea acordó formalmente proponer la activación de esta salvaguardia del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Tras su aprobación por el Consejo, permite a los Estados adoptar medidas para hacer frente a la crisis de forma adecuada «apartándose de los requisitos presupuestarios que se aplicarían normalmente en virtud del marco presupuestario europeo», se señala.

Según los propios cálculos del Ejecutivo comunitario, este paraguas ha permitido articular medidas de respuesta contra la covid-19 por un valor superior a los 575.000 millones de euros de un arsenal total movilizado hasta la fecha que alcanza los 4,2 billones, una cifra que representa más del 30% del producto interior bruto de la UE .

El programa Sure que da cobertura a las ayudas estatales para los ertes y autónomos, ha abierto el camino al ‘endeudamiento solidario’ en la UE. La Comisión ha realizado en menos de un mes tres emisiones de deuda en el mercado de capitales para cubrir un fondo que ascenderá a 100.000 millones de euros. Todas se han cubierto con gran demanda.

Hasta la fecha ha captado 39.500 millones de euros. España ha recibido ya 7.000 millones, una pequeña parte de los 21.000 millones de euros que le corresponderán con este programa.

Esta fórmula de endeudamiento se reproducirá a una escala muy superior cuando obtenga autorización para buscar los 750.000 millones del plan de recuperación —en estos momentos bloqueado por Polonia y Hungría— conocido como ‘Next Generation EU’.

De acuerdo con las normas fijadas para la histórica operación, el reembolso del capital prestado debería completarse antes del 31 de diciembre de 2058. El Ejecutivo de Von der Leyen estima que la inversión movilizada con este plan aumentará los niveles del PIB real de la UE en aproximadamente un 1,75% en 2021 y 2022, llegando a un 2,25 % en 2024.

«Esta oleada de inversiones creará hasta 2 millones de puestos de trabajo de aquí a 2022», defiende.

La UE mantendrá la barra libre de dinero para ayudas todo 2021
Comentarios