lunes 23/5/22

Unicaja abre una nueva etapa tras la fracasada fusión con Liberbank y se propone elevar el beneficio neto a un ritmo del diez por ciento anual en el trienio 2020-2022 y distribuir más del 50 por ciento del mismo vía dividendos, dando un vuelco a su estructura y tendiendo la mano a potenciales socios estratégicos en su gestora.

Así lo indicaron ayer el consejero delegado de la entidad, Ángel Rodríguez de Gracia, y el director general de Finanzas, Pablo González, durante la presentación de resultados de 2019, cuando su beneficio subió un 12,9 por ciento y alcanzó los 172 millones de euros.

La meta fijada en la hoja de ruta trazada para el periodo 2020-2022 implicará disparar el resultado al final del trienio por encima de los 230-240 millones, y entregar vía dividendo al menos 125 millones, pero para ello revolucionará su estructura.

El primer ejecutivo indicó que ha tocado el momento, ya que los años en los que el grupo estuvo enfrascado en la integración de CEISS (antigua Caja España-Duero) consumió la partida de inversiones. Aún hoy tiene pendiente formalizar el 60 por ciento del último ajuste acordado en la plantilla con los sindicatos dentro de ese proceso de eliminar duplicidades y adaptar la estructura a un contexto de difícil generación de rentabilidades con los tipos hundidos.

Su propósito es contar con una rentabilidad sobre recursos propios del seis por ciento al finalizar el trienio y que no caiga por debajo del cinco por ciento ningún año frente al 4,4 por ciento actual. Ahora bien, este ratio podría ser inferior porque lo ha calculado tomando de referencia un capital de máxima calidad CET1 fully loaded del 12 por ciento y su tasa actual es del 14 por ciento. También planea bajar la morosidad desde el 4,7 al 2,5 por ciento, y situar por debajo de los 600 millones de euros la exposición dañada –créditos dudosos e inmuebles adjudicados- frente a los más de 1.000 millones actuales.

Para ello buscará mejorar la cuenta con mayor negocio: quiere subir un diez por ciento el número de nóminas e impulsar la vinculación para que los clientes pasen de tener 1,3 a 4,2 los productos contratados de media. En crédito, el plan es elevar la cartera no dudosa al dos por ciento anual acumulativo, sobre todo impulsado aquellos nichos donde su posición es baja como es el crédito al consumo y con empresas.

Unicaja da un vuelco al modelo de negocio y se abre a buscar socios en la gestora
Comentarios