lunes. 15.08.2022

z. aldama | madrid

Las negociaciones para acabar con la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos y China iban por buen camino hasta el pasado domingo, cuando parecía que el acuerdo entre ambas economías era inminente. Sin embargo, esas conversaciones van ahora demasiado lentas. La paz arancelaria está cada vez más lejos. Un día avanza un tratado; otro echa más leña al fuego. Esa es la estrategia del presidente norteamericano, Donald Trump, quien deshoja la margarita en Twitter, y sus mensajes contradictorios provocan suspiros de alivio o sudores fríos por todo el mundo. Este lunes fue el turno de esos últimos. Y los mercados bursátiles lo sintieron con efectos negativos.

Las principales Bolsas de Europa y EE UU se desinflaron de forma considerable durante buena parte de la jornada, aunque algunos índices lograron contener la sangría en los minutos previos al cierre. El Ibex-35 cedió finalmente un 0,84% (9.331 puntos), arrastrado por la oleada bajista del resto de mercados. Las acciones de las cotizadas industriales -las que tienen más intereses en las relaciones comerciales de países como China- fueron las más perjudicadas, como CIE Automotive, ArcelorMittal o Siemens Gamesa. A ello se unieron las pérdidas de todo el sector bancario (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankia y Bankinter) y el efecto tractor bajista que ejerció Telefónica, la firma con mayor peso en el índice bursátil. El retroceso del Ibex llega en un momento en el que el selectivo estaba apuntando a máximos del año, en el entorno de los 9.500 y 9.600 puntos, tras revalorizarse casi un 10% desde que comenzara 2019.

La evolución del mercado español fue similar a la del resto de plazas europeas, donde el CAC francés cayó un 1,18%, el Eurostoxx un 1,10% y el DAX alemán un 1%. Lo hicieron después de que la bolsa de Shanghái cayera un 5,6% y la de Shenzhen se desplomara un 7,4%. En ambos parqués chinos, el batacazo fue el mayor de los últimos tres años, y más de mil empresas chinas retrocedieron el máximo diario del 10%. Los daños no se limitaron a los mercados de valores chinos y se extendieron por el continente asiático: Hong Kong perdió un 2,9%, Singapur retrocedió un 3%, y el Nikkei japonés fue el que mejor aguantó en este aviso bursátil con un ligero descenso del 0,22%.

Las pérdidas generalizadas llegaron después de unas breves declaraciones de Donald Trump en redes sociales «Durante los últimos diez meses, China ha estado pagando aranceles del 25% en productos tecnológicos por valor de 50.000 millones de dólares. Por eso, el viernes ese 10% aumentará al 25%.

El vaivén de Trump con los aranceles de China sacude las bolsas mundiales
Comentarios