miércoles. 17.08.2022

El verano ya está aquí y todo apunta a que, en lo que tiene que ver con los mercados, va a ser complicado en extremo. Inflación disparada, bancos centrales también «disparados» en sus planes de normalización de las políticas monetarias, y un riesgo creciente de recesión. A todo esto se suma, por supuesto, la presión de la guerra sobre la economía, y el resultado es un cóctel que tiene a los inversores de los nervios.

«El verano del descontento». Así titula Barclays su último informe, en el que analiza lo que se espera para estos próximos meses. «La economía mundial se está frenando rápidamente. Pero, con una inflación tan elevada, los bancos centrales occidentales seguirán ahondando en una desaceleración», explica. Y, bajo estas premisas, la entidad británica cree que es «demasiado pronto para ‘sobreponderar’ activos de riesgo en carteras a pesar del retroceso del segundo trimestre».

«El verano será difícil para los mercados»