sábado 5/12/20

Un 15 de agosto muy poco festivo

Cientos de pueblos de toda la provincia encaran este fin de semana con la extraña sensación que arrastran, ya con temores previos anteriores, desde mediados de marzo como consecuencia del confinamiento por el coronavirus, pero acentuada por la particularidad de las no fiestas del 15 de agosto. Es una jornada festiva a efectos del calendario, pero que carecerá de la chispa y las multitudinarias celebraciones de años precedentes. La normalidad dentro de esta anormalidad la constituye la apertura de la media veda, algo que esperan, y seguro que disfrutarán, miles de cazadores leoneses listos para levantar en vuelo a la codorniz. Será, pues, un 15 de agosto —y un 16, porque San Roque es un patrón muy venerado en poblaciones del medio rural de la provincia— de contenidas reuniones familiares, controladas aglomeraciones e inevitable pasarela de mascarillas. Evitar contagios que luego deriven en focos es un riesgo que se dispara en posibilidades si no se cumplen las medidas de seguridad recomendadas.

Un 15 de agosto muy poco festivo
Comentarios