sábado. 02.07.2022

Los planes de nuevos trayectos del AVE que beneficiarán —parcialmente— a León no gustan en el Mediterráneo. El nivel de saturación que plantean las estaciones madrileñas de Atocha y Chamartín, junto a la estructuras de vías existente, lleva a que Adif pretenda desviar los convoyes procedentes de Alicante y Albacete hacia la estación ubicada en la zona norte de Madrid, lo que prolongará sus trayectos un cuarto de hora, a la vez que alejará a los viajeros del centro de la capital. La presión que se ejerce ya desde el Mediterráneo crece de día en día y ahora Adif ya se aviene a estudiar que alguno de los trenes se quede en Atocha. A León, estas decisiones le afectarán directamente puesto que esos ferrocarriles que crucen por el nuevo subterráneo por debajo de Madrid serán los que faciliten los enlaces directos en AVE entre la ciudad —al igual que desde Galicia— para poder viajar a lugares como Alicante sin tener que realizar trasbordos, como adelantó ayer el Diario de León.

El AVE se enreda con los corredores
Comentarios